Fanny Tayver Marín. 7 marzo
Róger Rojas ha marcado nueve goles con Alajuelense y es sublíder de goleo, con un tanto menos que Jonathan McDonald. Fotografía José Cordero
Róger Rojas ha marcado nueve goles con Alajuelense y es sublíder de goleo, con un tanto menos que Jonathan McDonald. Fotografía José Cordero

Róger Rojas sumó su tercer día entrenándose por aparte en Alajuelense.

La medida es una acción correctiva aplicada por el técnico Nicolás Dos Santos, tras las polémicas declaraciones que dio el futbolista el sábado pasado, cuando expresó su malestar por ser suplente en el partido contra Herediano.

En la zona mixta del Estadio Eladio Rosabal Cordero, el delantero hondureño manifestó en alusión al timonel que "ojalá que así a como tuvo el valor de sacarme a mí, tenga también el valor de sacar al otro delantero", en referencia a Jonathan McDonald.

El futbolista admitió su error en el camerino, ante sus compañeros y cuerpo técnico.

También publicó un mensaje en sus redes sociales, en el que se disculpaba con los aficionados por las declaraciones que dio.

Pero en Alajuelense pareciera que esas disculpas no son suficientes y el catracho sigue castigado.

"Eso es un tiempo que va a definir Nicolás Dos Santos, él se está tomando el tiempo para analizar absolutamente todo lo que ha pasado, ya todos tenemos claro que Róger reconoció su error al ventilar algo que pudo haberse hecho a lo interno y ya hizo las disculpas públicas, entonces el entrenador está analizado todos los puntos que tengan que ver con la decisión del caso de Róger", expresó el gerente deportivo de la Liga, Javier Delgado.

Mencionó que el equipo se sigue preparando, porque el partido del sábado contra Pérez Zeledón es muy importante para las aspiraciones de los manudos de estar en los primeros lugares.

"En el momento que sea indicado se van a tomar las decisiones del caso", recalcó Delgado.

Durante la mañana de este miércoles, la Asojupro salió en defensa de Rojas y acusó a la Liga de hacerle bullying al atacante, al tenerlo entrenando por aparte.

Delgado comentó que él como gerente deportivo no se referirá al tema.

"Nosotros estamos estudiando esa posición y en el momento indicado vamos a dar nuestro punto de vista, pero llama la atención que en algunos casos sí se sale a la palestra y en otros no, eso también lo vamos a analizar bastante bien".

Para él, en todos los equipos deben haber medidas disciplinarias y en el caso de Alajuelense, lo que se les inculca a los jugadores y a todos los personeros del club es que nadie está por encima de la institución.

"Ni el entrenador, ni el gerente deportivo, ni los jugadores. absolutamente nadie. Aquí lo que se tiene que cuidar es la imagen, la historia, todo lo que representa una institución como Liga Deportiva Alajuelense. Todos somos responsables de nuestras decisiones, de nuestras declaraciones y así como le ha tocado a Róger enfrentar las declaraciones que dio, probablemente cuando yo de una declaración desafortunada también me van a llamar a cuentas y puedo tener mis consecuencias", comentó.

Con eso, él afirma que esta situación no es exclusiva del fútbol, sino de la vida.

"Aquí lo que intentamos es que todos entendamos que aquí el perjuicio que le podamos hacer a la institución tiene consecuencias".

En redes sociales, buena parte de los aficionados rojinegros disculpan a Rojas por sus palabras y quieren que le levanten el castigo, por la entrega del jugador, por lo que muestra en la cancha y por la cantidad de goles que lleva en Clausura 2018.

"Aquí todos queremos la camiseta, la tenemos bien puesta y Róger ha demostrado con su rendimiento que es un jugador que al igual que Alex (López), Luis (Garrido) y el mismo Abdiel (Arroyo) que se han incorporado que rápidamente se insertaron en el grupo y lo han hecho muy bien. La disciplina no está exenta para quien más quiera la camiseta, porque eso no existe. Aquí todos tenemos que cumplir", recalcó Delgado.

Él insiste en que hay códigos de conducta y que quien se equivoque, sea un jugador, un directivo, alguien del cuerpo técnico o un funcionario de la parte administrativa, se expone a las consecuencias porque se busca el beneficio de la institución.

En el camerino. José Miguel Cubero contó que todos los jugadores ya conversaron con Róger Rojas y que ya quedó claro que esas situaciones no pueden pasar.

"Cualquiera se puede equivocar en la vida y si es hombre lo acepta, lo aceptó y al final de cuentas el cuerpo técnico es el que manda de quién juega y quién no juega, pero aquí son muy marcados cuáles son los conceptos que tiene este equipo", apuntó Cubero.

Dijo que esta situación le sirve de experiencia a todos.

"Ustedes también tienen un patrón que tienen que seguir, nosotros pertenecemos a la institución, a Liga Deportiva Alajuelense y nadie está por encima de eso. Eso no quiere decir que cuando una persona se equivoque dentro de la vida, dentro del trabajo, o en cualquier momento que se puedan tomar decisiones buenas y malas y la persona es consciente de que lo hizo, a cualquiera le puede costar aceptar un error", citó.

Y agregó: "Él lo hizo, él es consciente y ya sabe que pueden haber cosas buenas y cosas malas cuando uno toma una decisión de estas. Nosotros no hacemos más grande lo que pasó, ya él conversó con nosotros y el cuerpo técnico toma decisiones de quién entrena y quién no, quién no juega y quién sí y ahí tiene que terminar".

Cubero indicó que no sabe qué va a venir de aquí en adelante, "pero a nosotros ya nos ofreció una disculpa. Con lo de la Asojupro se respetan las opiniones, somos un país libre, pero al final de cuentas pertenecemos a la Liga".

"Aquí nosotros no tenemos nada en contra de nadie, ni más ni menos, este es un camerino muy sano", argumentó el contención, para añadir: "después de las disculpas conversó con nosotros, cosas que van a quedar en el camerino y ahí muere el tema y ya al final de cuentas el cuerpo técnico es el que manda y la institución está por encima".

En vista de que Alajuelense recibirá a Pérez Zeledón el sábado a las 7:05 p. m., parece complicado que Róger Rojas sea de la partida, porque el castigo aún no se le ha levantado.