Esteban Valverde. 21 mayo
Álvaro Saborío asegura que volvió a disfrutar del fútbol en San Carlos. Fotografía: Diana Méndez.
Álvaro Saborío asegura que volvió a disfrutar del fútbol en San Carlos. Fotografía: Diana Méndez.

Álvaro Saborío está confundido, él mismo no tiene claro qué pasará con su futuro. La euforia por el campeonato logrado por San Carlos, la sensación de que es un depredador del área por sus 28 goles en los dos últimos certámenes lo tienen viviendo en una nube de alegría y comodidad... Pero, hay más allá de eso, él lo sabe.

El ariete del monarca tico no quiso dar un sí o un no sobre su futuro, además aceptó que la preconvocatoria para ir con la Selección a la Copa Oro le da un golpe de motivación importante.

“Hay que digerir las cosas, no voy a tomar una decisión para que todo el mundo esté contento o empiecen a pensar cosas. No voy a dar una respuesta todavía porque me siento bien y ahora surgió el chance de la Copa Oro y si me llaman voy... Pero no sé, vamos a esperar... Ahí tendré tiempo para valorar todo”, enfatizó.

Sabo no juega con Costa Rica desde la Copa América Centenario del 2016, por lo que no escondió que la ilusión al ver su nombre en una preselección lo hizo devolverse en el tiempo y recordar el año 2002 cuando recibió su primer llamado.

"Fue algo que tenía años de no vivir. Esto me llenó de orgullo, yo hice las cosas bien y ahora a esperar la lista a ver que pasa, pero no puedo negar que viví eso de las mariposas, luego llegaron las felicitaciones de mis amigos y esas son cosas que uno siente bonito", describió.

Álvaro no descarta nada, a hoy no se atreve a decir que no jugará en el exterior, tampoco acepta si renovará o no con San Carlos y menos se atreve a dar un sí o no cuando se le pregunta si llegó la hora del retiro.

Al comentarle si con Hernán Medford en el banquillo del Real España se reactiva el chance de ser legionario, se tomó el tiempo, pensó y respondió: "Pues a uno siempre le gusta compartir con amigos y ganar cosas importantes... Vamos a ver".

El romperredes todavía está lleno de festejo, desde el jueves anterior está celebrando la copa que ganó con los Toros del Norte, frente al Saprissa.

Con voz ronca, pero muchas risas confesó que la celebración ha sido más de lo que esperaba.

"No oye como tengo la voz, todavía estoy ronco porque hice cosas que nunca pensé...(risas)", externó.

El símbolo norteño añadió que prefiere analizar cada paso que dé bien, porque es consciente que en ocasiones las mieles pasan a ser amargas experiencias y ahí es donde no hay chance de arrepentirse.

“Todos los escenarios están ahí, pero sí quiero pensar bien lo que voy a hacer, tengo que ser muy inteligente, sé que me fue muy bien el torneo pasado pero también tengo que velar por mi salud, tengo que ser feliz, seguir disfrutando y bueno por eso tengo que tomar una decisión en frío”, mencionó.

Álvaro ahora no se atrevió a cambiar todos sus logros personales por el torneo con San Carlos como lo hizo bajo los efectos del triunfo ante Saprissa, en la noche en que el Parque de Ciudad Quesada lo escuchó corear el ‘oéee, oéee, Toros’; empero sí enfatizó en que el campeonato del Clausura 2019 es el que más ha disfrutado.

Atrás quedaron los problemas de rodilla, las cinco operaciones, las tristezas por lesiones y frustraciones a la hora de jugar.

"Es algo demasiado especial, creo que uno trata de soñar cosas y lograrlas, esto fue demasiado bonito. Yo quería jugar, ser campeón, después de ascender y hacer el gran Apertura pues dije sí se puede y lo hicimos", concluyó.

Álvaro Saborío no se apresura para anunciar la respuesta a su disyuntiva, puede que siga jugando, puede irse al extranjero o puede continuar en San Carlos... Cuando se le pregunta por los Toros no esconde su felicidad, ante esto podría aplicar el adagio que dice: ‘uno siempre regresa al lugar en el que fue feliz’.

(Video) Álvaro Saborío encontró en el crossfit el aliado para alargar su carrera