José Pablo Alfaro Rojas. 14 enero
Jossimar Pemberton celebra junto a José Guillermo Ortiz. Ambos disputaron el torneo de Verano 2016 con los manudos. Fotografía: Rafael Pacheco.
Jossimar Pemberton celebra junto a José Guillermo Ortiz. Ambos disputaron el torneo de Verano 2016 con los manudos. Fotografía: Rafael Pacheco.

Al atacante de San Carlos, Jossimar Pemberton, todavía le sorprende cómo se produjo su salida de Alajuelense, cuando llegó al club como un fichaje de lujo en el 2016, pero acabó por ser enviado a préstamo muy rápido, pese a que considera que su rendimiento fue aceptable.

Pemberton argumenta con tres razones el porqué de su salida, luego de que el club manudo hizo un esfuerzo económico para firmarlo, a razón de las buenas presentaciones que acumuló en Limón; la dirigencia rojinegra de aquel momento niega que esto sea cierto.

El primer punto que menciona Pemberton es el despido de Javier Delgado, el entrenador que lo llevó al club; segundo, la supuesta desorganización que, a su criterio, predominaba cuando se relevó al ‘Sheriff’ para traer a José Giacone, quien al final trajo a su gente de confianza, lo que provocó que lo enviaran a préstamo.

"Creo que cuando estuve en la Liga lo hice muy bien, me esforcé al máximo. Mi salida se dio por el desorden que había en la Liga en aquel momento. El desorden comienza desde que despiden al técnico que me llevó a mí (Delgado) a través de un WhatsApp", afirma.

Por último, y quizás el punto más llamativo; Pemberton cree que haberle anotado a Alajuelense cuando lo enviaron a préstamo a Liberia provocó que no lo quisieran traer de vuelta.

El futbolista afirma esto a raíz de una conversación que, según cuenta, se dio entre el entonces entrenador rojinegro, Benito Floro, y el que era su representante, Juan Vicente Carvajal, luego de aquel cotejo.

Pemberton asegura que se encontraba presente cuando escuchó a Floro reclamarle a Carvajal por qué su jugador había sido titular contra los rojinegros, si el club todavía era el dueño de su ficha.

Cuando Javier Delgado fue despedido de la Liga, Pemberton dejó de contar para los rojinegros. Fotografía: José Cordero.
Cuando Javier Delgado fue despedido de la Liga, Pemberton dejó de contar para los rojinegros. Fotografía: José Cordero.

Es decir, no se le aplicó la conocida 'cláusula del miedo', que se hizo popular en el último semestre cuando se reveló que si el delantero Jurguens Montenegro, ficha manuda prestada a Cartaginés, quería jugar ante la Liga, el club brumoso debía pagar una cláusula.

“Benito Floro decía que no me tenían que poner a jugar contra el equipo que era dueño de mi ficha, y más aún que anoté. Me quedó esa espinita, pero son cosas que ya pasaron y ahora me toca enfocarme en San Carlos”, agregó el futbolista.

Otra versión. Mientras tanto, el vicepresidente de Alajuelense de aquel entonces, Aquiles Mata, niega que el futbolista se haya ido del club por las razones que afirma, entre ellas el supuesto desorden que imperaba y el gol que le anotó a los manudos cuando estaba a préstamo.

Según Mata, el futbolista no rindió como se tenía previsto, pese a que se invirtió una buena suma de dinero en su contratación, pues hubo que pagarle a Limón, club dueño de su ficha, para liberarlo.

“Es totalmente falso lo que dice. Lo que aconteció fue que no llenó las expectativas del cuerpo técnico y de la gerencia deportiva. Había muchas expectativas", afirma Mata.

“Nunca se le recriminó ese gol que le anotó a la Liga. En nuestra gestión nunca hubo una situación de ese tipo. Más bien por el contrario, si el futbolista tiene las condiciones para anotar, es una motivación para tenerlo", agregó.

Pemberton no finalizó sus tres años de contrato con Alajuelense, pues se le rescindió el vínculo antes de tiempo y acabó por saltar a otros equipos, entre ellos Cartaginés.

En el club de la Vieja Metrópoli vino de más a menos, con una buena cuota goleadora, pero muchas expulsiones. Aparentemente, no se le renovó por problemas disciplinarios, un dato que el equipo evitó confirmar cuando se dio su salida.

Sin embargo, Mata afirma que el comportamiento del futbolista en el vestuario manudo era el adecuado, pues trabajaba bien, cumplía las normas exigidas por el club y mantenía una buena relación con sus compañeros.

El rendimiento de Pemberton con los manudos y en el club blanquiazul no fue del todo malo, pues cuando jugó, su producción ofensiva se hizo notar. Por ejemplo, con los brumosos anotó nueve goles en su primera campaña.

Jossimar Pemberton tuvo algunos chispazos de buen fútbol cuando vistió la camiseta de Cartaginés. Fotografía: Rafael Pacheco.
Jossimar Pemberton tuvo algunos chispazos de buen fútbol cuando vistió la camiseta de Cartaginés. Fotografía: Rafael Pacheco.

La Nación le consultó a Pemberton sobre los rumores que afirman que su comportamiento no es el apropiado, a lo que respondió: “la gente habla mucho. Tengo mi disciplina, tengo carácter y sé que no soy un santo, pero entreno bien, soy humilde”.

Ahora se enfoca en encontrar la estabilidad con San Carlos, el equipo que le abrió las puertas y en el que espera consolidarse, para lograr el sueño de jugar fuera de Costa Rica.

Pemberton asegura que descartó otras alternativas con el objetivo de firmar con los 'Toros'; le motiva la idea de disputar el torneo de Concacaf y de pelear por un lugar en el once.

“Acá me están dando todas las condiciones para que me enfoque en lo deportivo, porque he tenido adversidades personales en el pasado, y ojalá me pueda afianzar aquí”, concluyó.