Fiorella Masís, José Pablo Alfaro Rojas. 26 marzo

El 2020 se vislumbraba como el año clave para la consolidación de la Primera División del fútbol femenino en cuanto a presencia de aficionados en estadios y patrocinadores. El 2019 fue la “explosión” de esta categoría, pero el gran reto es sostener ese interés.

En Sporting FC planean seguir pagando los salarios de manera normal. Fotografía: Prensa Sporting FC
En Sporting FC planean seguir pagando los salarios de manera normal. Fotografía: Prensa Sporting FC

No es que ahora será imposible, pero sí más difícil. Sin duda, el nuevo coronavirus ha golpeado al deporte, sobre todo desde el punto de vista económico. Las competiciones están suspendidas, las futbolistas en la casa y el impacto cada día suma.

Aunque para los clubes femeninos la ganancia por taquillas hasta ahora no representa el porcentaje más importante, ya hay patrocinadores bajando el presupuesto o retirándose del todo.

El gerente deportivo de Pococí, Jimmy Núñez, comentó que el martes recibió la comunicación de dos patrocinadores indicando que solo iban a pagar el 50% del dinero en los próximos meses. En Sporting se fueron algunos, aunque otro decidió aumentar el monto.

Y aunque Núñez asegura entender la situación y actualmente el club no genera gastos en traslados o alimentación, sí continúa dando “ayuda” a sus futbolistas.

"El tema es que yo no le puedo decir a las chicas que no les voy a dar el dinero para estudiar porque siguen pagando la universidad", explicó.

El fútbol femenino apenas disputó dos fechas. El 7 de marzo se enfrentó Alajuelense ante Coronado. Foto: John Durán
El fútbol femenino apenas disputó dos fechas. El 7 de marzo se enfrentó Alajuelense ante Coronado. Foto: John Durán

La medida de mantener el dinero a jugadoras y pago a otros miembros del cuerpo técnico, como fisioterapeutas, también la aplica Dimas Escazú, aunque el técnico Geovanny Vargas reconoce que al menos es por ahora, con un futuro incierto.

Pero no todos viven la misma realidad. En Suva Sports, equipo recién ascendido, un patrocinador decidió retirar el aporte, al menos por los siguientes meses.

Dentro de lo malo hay una ventaja, afirma su presidente Wilberth Ureña, pues al no haber partidos, los gastos se ven reducidos, por lo que aunque no entra la misma cantidad de dinero, tampoco sale tanto. En este momento las futbolistas no están recibiendo los viáticos.

En el fútbol femenino, al no considerarse aún una liga profesional, son pocos los equipos que dan un salario como tal a su planilla. Alajuelense, Sporting FC, Herediano y Saprissa sí lo hacen.

Juan Carlos Rojas apunta un dato importante, al menos desde el cuadro morado. Si se rigen siguiendo el acuerdo del fútbol masculino, los salarios de las mujeres no serían rebajados, explica el jerarca.

“Lo que pasa es que en el fútbol femenino casi ninguna jugadora supera el punto mínimo (¢500.000), entonces creo que el fútbol femenino no tendría ajuste salarial porque se parte de ese monto”, mencionó.

En Sporting FC indicaron que los salarios a sus futbolistas continúan igual, mientras en Alajuelense reconocen que en un futuro podría darse una reducción.

“Probablemente van a recibir un rebajo. Estamos haciendo ese análisis en este momento. Aquí lo que es claro es que habrá una afectación”, detalló Fernando Ocampo.

Impacto en el peor momento. El fútbol femenino estaba aprovechando el boom del año anterior también para atraer aficionados.

Apenas se estaba disputando la segunda fecha y el certamen se canceló.

La mayoría de involucrados concuerda que la afectación existirá, pero cómo sea esta dependerá del trabajo de los clubes, e incluso de los medios de comunicación para que los seguidores sigan al tanto.

“Es una situación que golpea al fútbol femenino, es inevitable pensar que no se verá afectado. Me parece que habrá que sostenerlo un tiempo, pero no en crecimiento como tal, me parece que como liga mantendrá su crecimiento después de que pase esta crisis”, opinó Orlando Moreira de Herediano.

Ocampo considera que si bien habrá consecuencias, espera seguir viendo la curva de crecimiento.

“Claro que nos está golpeando, habíamos hecho un gran esfuerzo para atraer patrocinadores y ahora habrá que esperar, pero creo que la vinculación que habíamos logrado se va a mantener”.

Aspecto deportivo. En la parte meramente futbolística, todos los equipos enviaron a las jugadoras a casa con planes de trabajo, los cuales actualizan cada cierto tiempo.

Con esto trabajan la parte física y aunque la táctica se ve desplazada, en Pococí consideran una oportunidad para mejorar aspectos técnicos.

La mediocampista Jessica Monge, de Dimas Escazú, durante su trabajo físico en casa. Foto: Cortesía Dimas Escazú.
La mediocampista Jessica Monge, de Dimas Escazú, durante su trabajo físico en casa. Foto: Cortesía Dimas Escazú.

De acuerdo a Jimmy Nuñez, gerente deportivo, en el fútbol femenino a la mayoría le cuesta hacer 70 series seguidas con ambas piernas, series con la cabeza, tener capacidad con la pierna débil y hay deficiencias en los gestos técnicos.

Eso hizo que le diera un balón a cada jugadora y les pusiera la tarea de hacer varios ejercicios.

“El reto de estas semanas es que cuando regresen tengan que hacer más de 70 series, más de 10 series con cabeza, todas controlar mejorar la recepción el pase y su pierna menos hábil. Si lo vemos del lado positivo, van a tener tiempo para mejorar la calidad técnica muy deficiente”, explicó.