Por: Daniel Jiménez.   14 febrero

El técnico de Limón FC, Horacio Esquivel, destacó la labor de sus jugadores en la victoria 3-2 ante el Deportivo Saprissa, pues considera que los morados tienen una de las mejores planillas del país.

Horacio Esquivel durante el juego entre Limón FC y el Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero
Horacio Esquivel durante el juego entre Limón FC y el Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero

—¿Cuál fue la clave para derrotar al Saprissa?

—Yo creo que de inicio estábamos haciendo un muy buen partido, siempre intentando salir jugando como ha sido nuestro estilo, sabiendo que al frente teníamos a un gran equipo como Saprissa. Creo que ese ímpetu que teníamos nos dio rédito para que anotáramos de penal. En el segundo tiempo, se nos complicó el asunto, nuestro equipo mantuvo siempre la idea de bajar el balón, pero ellos tenían una idea clara que era lanzar el balón hacia Daniel Colindres. Parece que tenemos que trabajar en eso porque es un modelo de juego de todos los equipos cuando vienen a Limón y nos estaba costando. Se nos adelantaron en el marcador, pero no bajamos los brazos y teníamos que sacar algo. Este equipo tiene bastante corazón y estoy muy contento con ellos por el gran esfuerzo que hacen, en los dos últimos partidos hemos venido de menos a más.

—¿Quitarle la pelota es su clave para tenerle la medida puesta a Saprissa?

—Los equipos como Saprissa, Alajuelense y Herediano le dan una motivación extra a los jugadores. Siempre he creído que el ser humano vive de motivaciones y sentimientos. Lejos de que fuera Saprissa dije que el gane ante Guadalupe, viniendo de menos a más, nos iba a dar un sentimiento emocional muy positivo y eso hace que los muchachos se la vuelvan a creer, independientemente de que sea Saprissa. Posiblemente se nota más porque a ellos les ha costado hacer su juego y obtener puntos contra nosotros. Los muchachos tienen mucho pundonor y no se salen de lo que les decimos.

—¿Considera que pese a las constantes bajas su equipo mantiene la filosofía de juego?

—No es que yo sea mago, solo en los circos sacan una paloma de un sombrero, yo creo en Dios y Dios es el que ilumina el grupo a través de mi porque yo soy el responsable de este equipo. Eso da para que ellos puedan doblegar sus esfuerzos. Yo pienso que es de actitud; cuando se quiere, se pueden obtener los resultados. El equipo ha vuelto a obtener una seguidilla de seis puntos, que es muy importante, pero no es que sea mago, yo le doy confianza a mis jugadores. Si uno es fuerte mentalmente, no hay barreras.

—¿Siente que usted es el único técnico que se atreve a poner jugadores inexpertos en Primera?

—No sé si otros lo harán, yo se que creo en ellos porque les veo mucha capacidad. Los técnicos nos fijamos en jugadores consolidados, pero acá en Limón hay mucho talento, incluso jugadores que no llegaron a primera división y que posiblemente si yo hubiera estado habrían llegado. Hay mucha capacidad, pero yo trabajo a los jugadores mentalmente, los hago creérsela, que crean en ellos mismos y si los pongo no creo que me defrauden. Si hay que seguir buscando jugadores en canchas abiertas lo haremos. Un triunfo ante Saprissa con los jugadores que tenemos es bastante importante.

—¿Se le han acercado otros clubes?

—Yo en el segundo torneo que estuve acá me llamaron dos equipos, pero uno tiene que saber cuando da el paso y yo espero en eso ser muy sabio. Yo estoy muy contento acá, en el equipo, conozco a los jugadores y la idiosincrasia.