Redacción . 14 febrero

Puede que Limón no solo se prepare para ganarle a Saprissa, pero qué bien le sale. La fórmula caribeña intoxica a la S, al punto de atragantarlo cuando más duele.

Ya había remontado el plantel de Tibás con un doblete de Daniel Colindres, hasta que Limón empujó al punto de recuperar la ventaja y dejar tendido a los morados, como casi siempre sucede cuando visita la tierra del rice and beans.

Mclean le gana el balón en las alturas a Johan Venegas. Fotografía: José Cordero
Mclean le gana el balón en las alturas a Johan Venegas. Fotografía: José Cordero

Por lo visto, es mejor que Saprissa deje de ‘presupuestar’ los puntos ante ‘La Tromba’. El pesado clima y el juego vertiginoso de Limón por los costados termina por convertirse en una receta indescifrable para los tibaseños, indefensos aún con un ataque reforzado.

Mientras Limón solo se pudo reforzar con Greivin Hall, un delantero que Horacio Esquivel descubrió en un campeonato de barrios, la S sumó a su artillería a un sinnúmero de figuras con rodaje internacional y opciones de colarse en la lista final de Óscar Ramírez.

Tampoco fue suficiente el equipo de masajistas, nutricionistas, médicos y la radical diferencia que existe entre las atenciones que recibe un equipo u otro.

Al final, Esquivel comprende que en Limón juegan otros factores físicos, anímicos y hasta de lucidez en el conocimiento de una cancha que nadie conoce tan bien como sus jugadores.

Y Limón lo aprovechó, con un once capaz de proyectarse con facilidad a la ofensiva. Lo hizo desde el primer minuto, con los constantes robos de balón en el mediocampo y los pases filtrados a la espalda de los carrileros morados, endebles en las coberturas.

Andrey Francis perforó las redes al 13′, cuando apenas se acomodaba Saprissa, que de inmediato equilibró el duelo y lo convirtió en una lucha constante, con presencia en ambas áreas.

En el cierre de la inicial, Daniel Colindres emparejó el cotejo, fruto de una gran jugada individual y un zurdazo que se colocó en las redes de Dexter Lewis, al 46′.

El propio Colindres se filtró entre los zagueros limonenses para conseguir el segundo tanto al 52′. De cabeza, le ganó la posesión a su marcador y puso arriba a su equipo.

De este Saprissa, tan poco modesto en la cantidad de arsenal, se puede rescatar el enorme protagonismo de Colindres, influyente en cada ataque morado, contrario a Johan Venegas, apenas perceptible en el juego de creación tibaseño.

Limón conseguiría el empate al 62′, obra de Alexander Espinoza, quien aprovechó el disparo desde el manchón blanco para emparejar los cartones, después de una claro mano de Jaylon Hadden dentro del área.

El triunfo de Limón llegaría por un gol de buena factura de Víctor Pérez, quien acomodó la pelota en su pierna derecha para rematar al palo contrario de Aarón Cruz y anotar el tercero.

Tabla de posiciones. Fecha 11. Clausura 2018.
Tabla de posiciones. Fecha 11. Clausura 2018.