Fútbol Nacional

Exdelantero de Saprissa admite yerros que lo lanzaron al abismo e intenta renacer en canchas abiertas

Frank Zamora habló por primera vez sobre el video de 16 segundos de redes sociales que lo marcó, la fama que ganó de fiestero y aconseja con su testimonio a las nuevas generaciones, en medio de su esfuerzo por regresar al fútbol

Aquel video de 16 segundos es difícil de digerir para el atacante, porque él hoy con una madurez diferente a la de esa época sabe que se expuso a la tormenta que lo atacó después.

“La imagen se la hace uno mismo, la verdad creo que todos y la mayoría de jugadores que son solteros salen y pues tal vez con otra visión uno no lo hubiera hecho. Ahora tengo mi novia, mis hijas, pienso totalmente diferente. Si yo tuviera esa oportunidad (estar en Saprissa) ahora, no actuaría así, yo no saldría, se lo aseguro, pero fue porque ya aprendí. Ahora, la persona soltera, sin obligaciones, puede salir cuando quiera, eso pasa en el fútbol”, declaró el exdelantero de Saprissa que hoy admite los yerros que los lanzaron al abismo, al tiempo que intenta renacer desde las canchas abiertas.

Todo cambió en un par de años. Frank Zamora comenzó el 2021 como jugador del equipo más ganador de Costa Rica, Saprissa, y como uno de los futbolistas de proyección para el club morado, con toda la ambición de brillar. Muy diferente fue el inicio de su 2022, porque ahora comparte su tiempo entre la jardinería y los entrenamientos con la Asociación Deportiva Sarchí, de la Liga Nacional de Fútbol Aficionado (Linafa).

“La verdad es que el 2021 fue durísimo, yo no voy a mentir, no me arrepiento de nada, pero de todo aprendí y sí viví lecciones para la vida. Aunque sé que ahora cargo con una cruz que no sé cuándo me la voy a poder quitar”; así de claro es Frank Zamora.

El Frank Zamora que firmó por dos años con Saprissa, en setiembre del 2020, es muy diferente al que habla ahora tras el teléfono desde Grecia. El atacante vivió un 2021 que lo marcó, que le dejó huella en su personalidad, porque lo puso a prueba una y otra vez. Zamora es consciente que cada experiencia que vivió fue su responsabilidad, aunque en un momento sintió que la vida se había ceñido contra él.

El 2021 de entrada parecía el año para despegar, porque Zamora por fin podría estar desde el inicio con Saprissa, competir de tú a tú con los otros delanteros por ser el titular y de reojo ver con ambición otras metas: el exterior, la Selección...

“Al principio todo bien, yo tenía muy claro mi rol, pero se vino lo de las redes sociales (unas amistades de Zamora subieron un video en el que se veía al jugador en una fiesta en tiempo de pandemia) y eso fue lo que ayudó a la gente a criticar, dio de qué hablar. Uno en esos equipos hay que cuidarse demasiado. Eso fue una enseñanza. Al final eso marcó el resto, porque el año 2021 fue muy duro, lo de Saprissa me marcó demasiado”, recordó.

“La gente se quedó con eso y no vio lo demás, no vio el fondo de las cosas, porque yo en realidad fui una persona que traté de superarme, de cumplir sueños. Si llegué ahí, fue por méritos”, añadió.

Lo que sí tiene claro el futbolista es que su vida cambió desde ese día y hasta en el ambiente futbolero él ganó una fama que hoy todavía le pasa factura. De hecho no esconde que él tampoco se ayudó porque recién abandonó Saprissa, no llegó con la mejor actitud a Guadalupe.

“La vida me ha golpeado mucho, me ha hecho madurar a la fuerza, a veces a la mala forma, porque si usted ve, primero fue lo del video que me ha hecho cargar una cruz muy grande que no sé por cuánto tiempo más la tendré que llevar, después pasó lo del covid en Honduras. Esas son pruebas que la vida me puso. Si no hubiese pasado todo eso la historia sería otra”, dijo.

A los segundos reflexiona: ‘Pero es que yo tomé malas decisiones, porque cuando voy a volver a Guadalupe pensé que tenía un puesto ganado por venir de un equipo grande. Al final ni Guadalupe quería que estuviera, yo al venir de una institución grande pensé que podía llegar tarde a los entrenamientos. Entonces, al final yo los entiendo cuando me dieron la espalda. Después con otros equipos ellos pensaron que iba a dar esa imagen de Saprissa de persona fiestera, eso me ha afectado bastante, porque no pude encontrar el club en Primera donde consolidarme”, admitió.

‘Zamogol’, como fue conocido en el ambiente deportivo, explicó que si él pudiera darle un consejo a las nuevas generaciones, sobre todo los que tienen la oportunidad de estar en Saprissa, Alajuelense, Herediano o Cartaginés, es que valoren todo lo que tienen en ese momento y no lo vean con normalidad,

“A mí me tocó estar solo en la vida, siempre he sido un jugador soberbio que según yo todo me lo sé, y eso está mal, yo siempre pensé que no tenía obligaciones y gastaba todo el dinero... Esa inmadurez llega tarde o temprano a pesar, si Saprissa me contrata hoy sería otra cosa, eventualmente puede transmitir que sepan valorar las amistades, porque cuando uno ya no tiene nada... Nadie queda”, sentenció.

“Uno cree que el fútbol, las mujeres y los amigos estarán siempre, pero cuando el fútbol se va.. Se van muchos amigos, se van muchas mujeres y te quedás solo. Hay que valorar muy bien las personas que lo rodean a uno”, profundizó.

Desde que salió de Jicaral, en setiembre del 2021, el artillero notó que debía hacer un alto en el camino.

“La verdad yo le doy muchos créditos a mi pareja actual (Fanny Vargas), porque ella siempre me lo hizo ver, lo que pasa es que uno es terco y necio. Pero hubo un momento en el que yo me puse a pensar en el dinero que tuve y lo que tengo ahora, después noté que en un momento me querían seis equipos de Primera División y ahora nadie, saber que no tenía ingresos, fueron momentos muy duros, yo quería comprarme algo y no podía. Me acordaba cuando tenía dinero y lo gasté en cochinadas, yo no quería vivir más de eso, y ahí hice el alto”, dio a conocer.

Hoy con 30 años, el fútbol le dio otro golpe a ‘Zamogol’, no obstante él lo ve como parte de ese resurgir que Dios le está trabajando como persona.

Aunque no tenía opciones en la Primera División, el Municipal Santa Ana de la Liga de Ascenso le abrió las puertas para el 2022, pero un punto de tramitología le impidió firmar con ellos.

“Se me abrió la oportunidad en Santa Ana, cuando nadie me quería me llamaron, me dieron la oportunidad y al final me di cuenta que no puedo jugar en Primera y Segunda porque no se podían estar en más de tres equipos en una temporada. Dios me pone esta barrera. Otro jugador se retiraría del fútbol. Yo todavía tengo la fe en Dios, obviamente me desmotivé un poco por no quedar en Cartago (hizo prueba para este torneo), pero al final ni con ellos hubiera podido jugar, entonces yo creo que eso fue Dios que ya sabía”, relató.

Ahora, Zamora vive en Grecia y habló con José Miguel Cubero (jugador de Alajuelense) para reforzar al plantel de Sarchí en la Liga de Fútbol Aficionado, así se mantiene en forma y con ritmo futbolístico, mientras logra seguir desarrollándose en su trabajo actual y los estudios que quiere sacar.

“Uno de verdad puede cambiar, yo ya me estabilicé, ya sé lo que cuesta ganarse el dinero, estoy trabajando con mi suegro en jardinería, de ganar mucho ahora pues gano poco pero lo cuido más. Entonces la idea mía es seguir ayudándole, estar en forma para en cinco meses ver si aparece un chance y ganar ritmo con Sarchí”, concluyó.

Por último Zamora quiso dejar un contundente párrafo para todos aquellos que comienzan su andadura en el fútbol y creen que el balón es eterno.

“Cuando voy a Saprissa yo hacía mucho loco y me pagaban y gastaba demasiado, comía todos los días afuera, es dinero que uno gasta y no recupera nunca, ahorita de esa plata yo la hubiera invertido, eso es lo que pasa cuando usted no está asesorado, yo siempre gasté plata en lo que no debía y me iba a pura apariencia”, acotó.

“De todo se aprende en esta vida, uno tiene que llevar el estudio a la par del fútbol y de verdad eso se los digo a los que vienen comenzando, porque uno no sabe las vueltas que da el balón”. finalizó.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.