Esteban Valverde. 15 enero
Arturo Campos (der) celebra con su compañero Andrés Gómez uno de los goles que hizo Guadalupe ante Universitarios en la primera fecha del Clausura 2020. Fotografía: Prensa Guadalupe FC
Arturo Campos (der) celebra con su compañero Andrés Gómez uno de los goles que hizo Guadalupe ante Universitarios en la primera fecha del Clausura 2020. Fotografía: Prensa Guadalupe FC

Arturo Campos tenía 21 años, recién tomaba sus primeros minutos con Alajuelense, al mando de Benito Floro; no obstante, una situación extrafútbol nubló su futuro. El cachorro erizo fue detenido en un vehículo en el que se transportaba marihuana. Hoy asegura que aquello quedó como un mal trago del cual aprendió para arrancar de cero.

Tres años después, a sus 24 años, Arturo habla abiertamente sobre lo sucedido y asegura que todo se debió a un mal entendido; sin embargo, cuando se vio involucrado, no tuvo más remedio que afrontar los hechos.

Con serenidad, Campos no se separó del balón, por el contrario continuó su carrera deportiva a la par de la incómoda situación.

“Fue un problema en que me vi involucrado sin tener la culpa, por estar en un momento no indicado, con las personas no indicadas, por ser figura pública, pues eso me afectó. Por los temas de manejo que tiene la Liga, pues no me dejaron aclararlo, pero de eso yo aprendí, sé que no es lo mismo estar en la Liga que en otros equipos”, explicó.

Arturo declaró que la principal enseñanza de lo sucedido fue a nivel personal y no deportivo.

“Se agarra la madurez. En aquel momento yo debía entender que tenía que estar con los pies en la tierra. Ahora es diferente la cosa y lo único que quiero es el bien futbolístico mío y de mi familia. Tengo mi novia, tengo una hija de año y medio que se llama Irina Campos Villalobos y pues me debo a ellas”, contó.

Arturo es el jugador ofensivo más importante de Guadalupe, al punto que consiguió ser fichado por el gerente de Herediano, Jafet Soto, para el próximo torneo.

Luego de dos años con Goicoechea, el atacante explicó que la confianza de Géiner Segura, su entrenador, ha sido clave para su desarrollo.

“Creo que es lo mejor que me pudo pasar, ir a Guadalupe; claro que respaldado por Géiner, ahí he sido figura, soy el goleador histórico, creo que tengo 88 partidos y estoy a punto de llegar a los 100. Me siento muy contento con lo que he conseguido”, analizó.

El nacido en San Ramón expresó que el fútbol siempre ha sido su vida, al punto que debutó con 15 años en la división de ascenso vistiendo los colores del cuadro moncheño.

Con poco tiempo en el club poeta llamó la atención de los visores de Alajuelense, quienes para el proceso sub-17 decidieron llevarlo a las tiendas erizas.

“En la Liga empecé muy joven, debuté con 15 años en San Ramón en segunda; ese equipo no ascendió. Me hizo debutar Rolando Araya; eso me ayudó mucho a crecer. Después fui a la Liga a la categoría U- 17 e hice un torneo muy bueno. Luego di el salto a la segunda con Alajuela Junior y después ascendí a Primera. Me subió el Macho Ramírez, pero con él no debuté por lesión”, manifestó.

Según Campos no despuntó vestido de rojinegro, ya que en la época que le tocó estar en la Liga era complicado rendir porque la escuadra venía iniciando un proceso con jóvenes.

“También yo siento que tal vez en el momento que estuve en la Liga no es como ahora que digamos que hay 10 jugadores de peso y uno o dos jóvenes; en ese momento solo habían dos de peso y ocho jóvenes y cuesta más. Sí me costó, pude haberlo hecho mejor”, aceptó.

“Muchos me respaldaron, como Jonathan McDonald, pero en la Liga cuando jugué más fue con Benito Floro, pero los resultados no ayudaron y el proceso se acabó muy rápido”.

La estabilidad en Guadalupe vino acompañada con un impulso emocional por la llegada de su pequeña Irina.

"Ser padre me ha ayudado mucho. Dios me dio la oportunidad de ser papá joven y yo feliz. El día que ella nació pues yo pude hacerle un gol a Santos, ganamos y hasta se lo dediqué", destacó.

Campos disputó 3.126 minutos en la campaña 2018-2019 y marcó once goles, con lo que generó interés entre equipos de la Primera División.

El romperredes es claro que indirectamente casi todos los cuadros han preguntado por su situación, pero el que movió fichas fue Herediano, escuadra que lo tendrá a partir del Apertura 2020.

“Gracias a Dios se me han acercado muchos equipos. La Liga se me acercó en su momento, también Cartaginés, casi todos han preguntado, pero por temas de contrato no podía aceptar ninguna oferta. Hasta hace poco se dio una negociación entre clubes con Herediano y pasaré a ser de Herediano desde el mes de mayo”, dijo.

Regresar a un plantel de jerarquía llena de ilusión al jugador.

“Uno siempre aprende en la vida, siempre hay muchas cosas por aprender en lo extra futbolístico, soy consciente de lo que soy y lo que hice y no hice (en 2017 cuando fue detenido). Esas cosas tal vez lo ayudan a crecer, la madurez me afectó porque en aquel entonces yo estaba joven y no sabía lo que era un equipo grande. Yo aprendí y ahora estoy ilusionado con el nuevo contrato con Herediano”, finalizó.

Más historias: