Esteban Valverde. 10 enero
Jeaustin Campos estuvo el semestre pasado en Jicaral; ahora volverá al extranjero. Fotografía: José Cordero
Jeaustin Campos estuvo el semestre pasado en Jicaral; ahora volverá al extranjero. Fotografía: José Cordero

Jeaustin Campos recién se incorporó al Nacional Potosí de Bolivia; no obstante, en su primera semana ya empezó a ser agresivo en el mercado de fichajes, al punto que intentó llevarse a una figura del Saprissa, el lateral Ricardo Blanco, pero la negociación no prosperó.

Campos, quien asumió el banquillo del equipo boliviano, no escondió que intentó por todos los medios llevar al carrilero, además el futbolista quería; sin embargo, la respuesta de la S fue un rotundo no.

El estratega asegura entender el por qué de la negativa, aunque tenía una clara intención de dejarse al zaguero.

“Sí, hablé con Ricardo Blanco, nos iba a ayudar mucho, pero Saprissa no lo avaló, estamos viendo otras opciones, he hablado con Jafet Soto para que mande un jugador, entonces vamos a esperar. Acá no hay dinero y tendrían que venir libres o con cesión o algo así, pero vamos a esperar”, admitió.

El extécnico de Jicaral destacó que con la S el problema fue que los tibaseños tienen a Blanco como uno de sus mejores futbolistas, por lo que podía ser una baja muy sensible para afrontar el torneo nacional y la Liga de Campeones de la Concacaf.

“Es todo un tema porque él (Ricardo Blanco) quería venir, pero entiendo a Saprissa porque también es un futbolista importante, no es sencillo desprenderse de un jugador así a días para que comience la temporada”, contó.

Sobre la negociación que podría tener con Herediano, el nacional no descartó nada, al punto que prefirió reservarse los tres nombres de futbolistas que le solicitó a Jafet Soto.

La idea de Campos, además de brindarle una opción en el extranjero a los futbolistas, es darles el chance de jugar en la Copa Sudamericana, torneo en el que el Nacional está clasificado y chocará con el Melgar de Perú.

“Vamos a esperar, todavía hay chance y debemos ser pacientes”, explicó.

Jeaustin regresa a Bolivia después del paso que acabó en marzo del 2018, cuando dejó de ser el DT de Blooming.

“Lo importante es que después de la salida anterior, quedó una buena sensación, eso, abonado a que en Costa Rica me fue bien con Jicaral, ayudó. Yo conozco el medio y eso sumó acciones para poder regresar”, resaltó.

La inestabilidad social que afectó al país suramericano a finales del año pasado fue tema de análisis para el técnico, empero, no fue impedimento para aceptar el reto.

"Siempre he tenido contacto de la gente de acá, en redes sociales tengo compañeros y colegas que están en esto, sabía cómo estaba la situación, pero todo tranquilo. En Sucre (zona en la que está ahora) la verdad se vive normal después de lo que pasó", reportó.

Un gran signo de interrogación invade el inicio del nuevo torneo, aunque el tico trabaja a doble marcha para aprovechar el tiempo y lograr implementar su idea.

Pese a que en su última experiencia en Bolivia Jeaustin había sido un entrenador más equilibrado en su propuesta, ahora asegura que quiere volver a ser el que todos conocían en Saprissa, más osado en el campo.

“Ahora es diferente porque antes me tocó ser equilibrado, ahora la altura la tengo a favor, es otra etapa y es otra faceta de mi carrera, tengo que ser más agresivo de local para ahogar a los demás, yo la veo como una etapa similar a cuando estaba en Saprissa”, señaló.

El reto de la Sudamericana llena de ilusión a Jeaustin, porque es como una revancha para él, ya que con Blooming clasificó al torneo pero por su salida no lo pudo disputar.

"Es bonito saber que el fútbol me da esa revancha, yo estaba muy ilusionado en ese momento. Ahora tal vez no lo trabajé y lo voy a disfrutar, tengo mucha ilusión, le llevo muchas ganas, es una realidad que hay que vivir", finalizó.

Vuelve el Jeaustin Campos atrevido al ruedo.

Más historias: