Fútbol Nacional

El Celso Borges que se casó casi en secreto muestra su lado más personal

El volante, acostumbrado a tener muy clara la diferencia entre su vida personal y la pública como jugador, conversó con ‘La Nación’ lo que normalmente se reserva

Celso Borges es, sin duda, uno de los futbolistas que han marcado época en el balompié nacional, normalmente concentrado en el terreno de juego, con una carrera como legionario de una década y dos mundiales en su espalda, sin embargo más allá del fútbol, el mediocampista siempre ha sido reservado, muy reservado, sin necesidad de revelar más allá de lo necesario.

El mediocampista, por ejemplo, cuando decidió unirse a su esposa, Marta Peralta, lo hizo solo con sus personas más cercanas como testigos, lejos de lentes de cámaras y micrófonos.

Usted puede ver la entrevista en el video al final de la nota.

En la vida de Celso y su padre, Alexandre Guimaraes, siempre ha existido una línea muy marcada entre lo que debe ser público y lo que no, entre lo que se queda en el seno de la familia y lo que pueden saber los demás, pese a que tanto Guima como Celso tienen claro que son figuras públicas, pero la influencia de los dos integrantes más de ese hogar también ha marcado la ruta.

Ahora, a sus 33 años, con su carrera en etapa madura, Celso reveló esos detalles que pocos conocen, de igual forma respetando el valor de la privacidad pero dándole tanto a su hermano (Mauro) como a su madre (Lina) el reconocimiento público que merecen por las metas alcanzadas tanto por él como por su padre.

Usted puede ver la entrevista en el video al final de la nota.

“Mi mamá es la razón del equilibrio, es fundamental para todo ese equilibrio que se necesita en el ambiente público. Es la persona más influyente en que nuestra vida privada se quede privada. Mi papá y yo entendimos que debemos adaptarnos a esto, pero mi mamá vive en el anonimato y mi hermano también y eso es para nosotros súper importante, yo lo valoro mucho”, admitió.

Celso es claro en que él debió aprender cómo diferenciar entre lo que se debe compartir públicamente y lo que no, porque también es un derecho tener las actividades privadas.

En la vida de Borges es claro que Guima fue la principal influencia deportiva, Lina la guía de vida y su hermano, Mauro, la guía extra futbolística.

“Mis papás, es que no hay figuras más importantes que mis papás y mi hermano, ellos fueron absolutamente complementarias para que yo surgiera. Poco hablo de mi hermano, pero es fundamental porque toda la parte personal la fui relacionando gracias a él: gusto de música, sentido del humor y demás”, contó.

Charlar con Celso es notar un círculo familiar con bases muy sólidas y valores muy claros, en cualquier frase sale un ejemplo a relucir de lo consolidada que está su familia.

¿Qué hizo Celso Borges con su primer salario?

“Ahorrar. Le pregunté a mis papás en qué ayudaba, pero bueno, al final lo ahorré”.

¿No pensó en el carro último modelo?

No, la verdad que no. Nunca me pasó por la cabeza eso, porque esa educación vino de mis papás. Yo estaba muy enfocado en qué era lo que quería. Ahora, aclaro que yo tuve esos impulsos, pero yo en esos tiempos vivía cerca de donde tenía que ir (a entrenar), entonces no ocupaba un carro de último modelo para nada. No sé las necesidades de otra gente. Yo prefería ahorrar para lo que me gustaba, igualmente siempre tuve claro lo que quería a futuro.

Celso es enfático en detallar la importancia que ha tenido en su carrera deportiva el estudio.

“Mi mejor decisión fuera del fútbol fue finalizar los estudios. Yo no los iba a dejar tirados porque con mis tatas eso era imposible (risas), pero sí era arreado para las tareas. Mis papás nunca dejaron que en mi pensamiento entrara la idea de no estudiar, pero sí tenía eso, que estaba jugando fútbol y no estudiando; luego logré entender que el estudio me iba a ayudar a abrir las puertas para entender a mis compañeros, entrenadores... es más, para entender el sentido del juego en sí... Cuando yo comprendí esto, cambió totalmente mi forma de ver el estudio”, detalló.

El mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018 también mencionó lo que ha significado su esposa, Marta Peralta, en su vida.

“Es encontrar a alguien que entienda lo que uno hace, que te apoye, que uno pueda estar para esa persona en lo bueno y malo también”, admitió.

El jugador de Alajuelense profundizó sobre cómo encontró en Marta un gran apoyo en un momento profesional difícil, cuando estuvo en el Goztepe de Turquía.

“Por supuesto que no es perfecto. Como todo, hay días más buenos que otros. En Turquía se dio el tema de que no jugaba, luego nos cayó la pandemia y el encierro, pero le hicimos frente. Cuando una persona pasa esos momentos con uno y sigue y sigue, eso te marca”, concluyó.

Tan abierto fue el volante que confesó cómo conforme ha avanzado su vida, él ha logrado cambiar formas de pensar como, por ejemplo, la de ser padre.

“Sí queremos disfrutar. Me ha ido cambiando la mentalidad, antes no estaba en planes, pero ahora sí quiero ser papá”, acotó.

Celso Borges se abrió, como pocas veces lo ha hecho frente a una cámara, para presentar a la persona que da vida al jugador, el que mostró su lado más reservado, ese que prácticamente estaba en el anonimato.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.