Editorial

Editorial: ¡Ya era hora!

Por insistencia del Tecnológico y la Universidad Estatal a Distancia, el Consejo Nacional de Rectores al fin accedió a negociar, en enero, un cambio en la fórmula de repartición del FEES.

La discusión sobre la racionalidad del gasto público no podría desear mejor caso de estudio que el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), dotado de ¢490.114 millones en el 2021. En las últimas cuatro décadas, el país y el mundo cambiaron radicalmente, mas no la distribución del financiamiento de las universidades estatales.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.