Editorial

Editorial: Retórica desbocada

La lección aprendida en 1948 no debe ser olvidada. Hablar, a estas alturas, de ‘chorreo’ de votos y fraude electoral es un acto de profunda irresponsabilidad. La pureza del sufragio y la abolición del ejército son motivo de orgullo para los costarricenses y ejemplo para naciones de todo el planeta

Hace poco menos de tres cuartos de siglo Costa Rica derramó sangre en una guerra civil nacida de la desconfianza en los resultados electorales. La lección quedó aprendida y un elemento clave del nuevo diseño constitucional fue el establecimiento de un cuarto poder, con plenas potestades para organizar y supervisar los comicios, al punto de recibir el mando de la Fuerza Pública seis meses antes de su celebración.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.