Editorial

Editorial: Los troles no son solo un problema ético

La tarea de reaccionar frente al peligroso fenómeno trasciende a la comunidad de profesionales en comunicación y también los límites de las normas éticas

Las empresas dedicadas a las relaciones públicas, la publicidad y el mercadeo digital se sumaron a las unidades académicas que forman profesionales en esas disciplinas para protestar por las declaraciones del dueño de la agencia denunciada por Meta, casa matriz de Facebook e Instagram, por utilizar cuentas y páginas falsas, conocidas como troles, durante la reciente campaña electoral.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.