Editorial

Editorial: La involución guatemalteca

Las elecciones del domingo revelan un sistema político paralizado o, peor, en retroceso. El nuevo presidente no ha mostrado ni la capacidad ni el deseo de impulsar cambios esenciales.

La segunda vuelta electoral, celebrada el domingo en Guatemala, confirmó lo revelado en la primera: será extremadamente difícil un próximo gobierno propiciador de mejoras sustantivas en las condiciones sociales, económicas e institucionales del país. Al contrario, se vislumbra, en el mejor de los casos, una parálisis; en el peor, graves retrocesos.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.