Editorial

Editorial: Freno al gasto en planilla

La reforma fiscal del 2018 frenó el aumento desbocado. La medida de más peso fue la nominalización de las anualidades para dejar de fijarlas como porcentaje del salario

En el 2018, último año del gobierno de Luis Guillermo Solís, el gasto en salarios de la Administración Pública aumentó en ¢251.000 millones. El año anterior el incremento había sido de ¢218.000 millones. Era un ritmo imposible de mantener. Los incentivos, especialmente las anualidades concedidas automáticamente, disparaban el gasto sin control. La Universidad de Costa Rica (UCR), la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y otras instituciones llegaron a gastar en incentivos el doble de lo invertido en salarios base.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.