Editorial

Editorial: Crisis del IVM

El perjuicio causado al IVM por años de negación, posposición de soluciones y traslado del problema a las administradores siguientes no será fácil de reparar: según el plan anual institucional del 2019, los aportes al régimen de pensiones ascenderán a ¢838.376 millones y los gastos a ¢1,12 billones.

En abril del 2010, Edgar Robles, entonces superintendente de pensiones, comentaba con escepticismo las explicaciones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) sobre el fondo de pensiones más grande del país. Las respuestas de la Caja, decía, “llevan a pensar que la situación del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) podría ser más crítica de lo que inicialmente creíamos”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.