Columnistas

Ruta nublada para la libre expresión

No exagero al señalar los riesgos para la convivencia democrática. Los ciudadanos y nuestras instituciones debemos estar alertas

Una democracia sin tensiones entre la prensa y el poder revela un cuerpo sociopolítico anémico: de esa dialéctica emanan mejoras sistémicas y controles informales sobre el ejercicio público. Una democracia en la que quienes detentan o aspiran al poder se empeñan en atacar y estigmatizar a la prensa, o en satanizar y humillar periodistas, puede hundirse en la crispación, el odio, la intolerancia y el temor. A más estridente, arrogante o falso el discurso, peor.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.