Columnistas

Página quince: Deuda técnica

No tiene mucho sentido dejar de medir la calidad del ‘software’, pues representa una porción muy cuantiosa del costo

Las metáforas nos ayudan a pensar en problemas particulares. Ward Cunningham acuñó en 1992 la metáfora de la deuda técnica para contribuir al pensamiento de decisiones relacionadas con la construcción de software.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.