#NoComaCuento

#NoComaCuento: Es mentira que vacunas contra covid-19 causen intoxicación con grafeno

El médico Augusto Vega vende charlas con consejos para contrarrestar el supuesto envenenamiento por un compuesto que ni siquiera se usa en las inoculaciones

No es cierto que las vacunas contra la covid-19 pueden causar intoxicación con grafeno o sustancias derivadas, como lo afirma una nueva ola de desinformación en redes sociales.

En realidad, las inoculaciones que protegen de dicha enfermedad ni siquiera contienen grafeno, un material compuesto por átomos de carbono.

En páginas de Facebook y canales de Telegram como Patriotas Costa Rica y Resistencia Johnny Schmidt se comparten múltiples mensajes que afirman que las vacunas contra la covid-19 están compuestas hasta en un 99% por dióxido de grafeno.

Según estas publicaciones, quienes reciban la inyección pueden desarrollar cáncer, sufrir la destrucción de sus células o experimentar “una tormenta inflamatoria increíblemente violenta” a causa de esta sustancia.

Incluso, el médico Augusto Vega, suspendido por ejercicio profesional de la profesión, promociona charlas de tres horas en las que brinda consejos para, supuestamente, contrarrestar las intoxicaciones por dióxido de grafeno. Los cupos para dichos conversatorios los vende a $15 y los cobra por SINPE móvil.

De acuerdo con María José Quijano, farmacéutica y docente de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed), estas ideas son incorrectas.

“Es imposible que los medicamentos tengan óxido de grafeno”, aseguró la especialista.

Quijano explicó que las compañías farmacéuticas tienen la obligación de publicar los ingredientes que incluyen sus productos, para que los pacientes puedan identificar si son alérgicos a alguno.

Por esta razón, se sabe que las vacunas que se utilizan actualmente en Costa Rica, en Estados Unidos y en Europa no contienen este compuesto.

Así se puede constatar en el sitio web de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), la cual tiene a disposición del público el documento que enlista los ingredientes de todas las vacunas que se utilizan en ese país, entre las cuales está la de Pfizer y BioNTech.

La información publicada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) tampoco indica que el biológico de AstraZeneca contenga grafeno.

Quijana explicó que las vacunas que salen al mercado se mantienen en monitoreo constante y, si se llegaran a detectar anomalías o contaminaciones con grafeneo o cualquier otra sustancia, las autoridades actuarían de inmediato.

“Si en algún momento eso llegara a pasar, las compañías hacen el rastreo masivo de todo el lote y se saca del mercado”, explicó la farmacéutica.

Poderosa sustancia no se usa en vacunas

El grafeno es una sustancia descubierta en el año 2004, formada por átomos de carbono. Mientras que en el óxido de grafeno, dicho elemento interactúa con el oxígeno.

Este compuesto es sumamente compacto, pero es 100 veces más resistente que el acero, altamente flexible y conduce mejor la electricidad y el calor que cualquier otro material. Sus aplicaciones aún se investigan, pero de momento se concentran en el área industrial y de la electrónica, específicamente.

En una verificación sobre una desinformación similar que detectó la agencia de noticias AFP, en mayo, el científico Diego Peña explicó que el grafeno no es soluble (es decir, no se disuelve), por lo que no sería factible mezclarlo en un inyectable.

“Si hubiese grafeno, las vacunas serían suspensiones de color oscuro”, dijo a los periodistas de AFP el investigador del Centro Singular de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares, de España.

Al respecto, la farmacéutica costarricense María José Quijano afirmó que por el momento, no se ha sacado al mercado ningún medicamento que contenga grafeno.

Un artículo publicado en el 2018 por el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), de España, explica que el óxido de grafeno podría utilizarse como herramienta diagnóstica y terapéutica, pero antes, los científicos necesitan aclarar cómo interacciona el compuesto con las células inmunitarias.

El falso estudio de la Universidad de Almería

En un mensaje que divulgó el canal de Telegram Resistencia Johnny Schmidt, el pasado 15 de julio, se afirma que la Universidad de Almería, en España, descubrió que las vacunas contra la covid-19 contienen “un 99% de dióxido de grafeno”.

Tal afirmación es falsa.

La misma mentira se reproduce desde hace semanas en distintos países, y ya fue desmentida por la propia Universidad de Almería.

En un boletín publicado el 2 de julio, el centro de estudios indicó que la desinformación surgió a partir de un informe no oficial que publicó por cuenta propia un docente, sin el respaldo de la institución.

“La Universidad de Almería, como institución académica, apoya sin fisuras las vacunas como instrumento científicamente incuestionable para luchar contra las enfermedades”, dice el comunicado.

Fuentes consultadas:

-María José Quijano, farmacéutica y docente de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed).

-FDA: Hoja informativa para receptores y cuidadores, vacuna de Pfizer y BioNTech.

-EMA: Ficha técnica de las características del producto, vacuna de AstraZeneca.

-AFP Factual: Grafeno, 5G y actividad magnética: desinformación en un audio de Luis Marcelo Martínez

-SINC: Cómo introducir grafeno en nuestro cuerpo sin provocar rechazo

-Comunicado de la Universidad de Almería

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.