José Andrés Céspedes. 27 octubre
La imagen falsa comenzó a circular desde que comenzaron los reportes de casos de intoxicación por licor adulterado en el país. Foto: Reproducción watermark-flex watermark-mobile
La imagen falsa comenzó a circular desde que comenzaron los reportes de casos de intoxicación por licor adulterado en el país. Foto: Reproducción

Es falso que las botellas de guaro Cacique que tengan tapas con letras blancas correspondan a productos adulterados, como se asegura en una imagen que circula en redes sociales.

La fotografía muestra dos tapas de guaro y afirma que una de ellas corresponde a un producto adulterado, específicamente la que tiene letras blancas. Sin embargo, solo se trata de dos presentaciones distintas del mismo producto.

Así lo confirmó a La Nación, el presidente ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP), Rogis Bermúdez. La Fábrica Nacional de Licores (Fanal) —quien produce el guaro Cacique— está adscrita a la entidad que dirige Bermúdez.

“Esa tapa con las letras en color blanco fue un lote que se tiró hace más de dos años. Normalmente, nosotros contratamos diferentes proveedores de tapas y esas venían de esa forma, con esas características”, explicó.

Bermúdez indicó que las tapas con letras amarillas son la que se continúan produciendo y que las de letras blancas se dejaron de usar desde 2018, por lo que ya no debería haber ese tipo de cierres en el mercado.

No obstante, el jerarca afirmó que es posible que todavía queden algunas botellas así en el país, pero que no quiere decir que sean falsas.

“Maes tengan cuidado con el Cacique adulterado, la diferencia más clara está en la tapa”, dice la gráfica con información errónea.

Reportes de guaro adulterado

El presidente ejecutivo del CNP informó de que sí han recibido reportes sobre tapas manipuladas y distintas a las que se muestran en la imagen.

“No descarto que hayan algunas tapas falsificadas, como el caso ocurrido hace un tiempo en Guanacaste, cuando se agarró a una persona con un saco de tapas falsificadas de Cacique”, aseguró.

Según el jerarca, es muy importante poner atención a la etiqueta (color rojo) y al tipo de envase, para diferenciar una botella auténtica de una adulterada.

Específicamente, Bermúdez recomendó fijarse en dos detalles: que la etiqueta tenga código de barras y número de lote.

La etiqueta no es de fácil remisión sin que se dañe y la numeración del lote de producción de cada botella debe coincidir tanto en la tapa como en el envase.

En la presentación plástica, el fondo de la botella indica el proveedor y al abrir la botella el sello de seguridad se desprende. En el producto de litro (presentación en vidrio), el sello de seguridad no se desprende.

Para Bermúdez también es determinante verificar muy bien el precio del producto, de modo que concuerde con el monto que paga en forma regular.

El Ministerio de Salud anunció, el jueves anterior, el decomiso de 7.450 litros de licor adulterado con metanol y el fallecimiento de siete nuevas víctimas por sospecha de intoxicación con ese compuesto.

De acuerdo con los últimos datos de la Unidad de Vigilancia de la Salud, hasta ese día se contabilizaban 63 casos sospechosos de intoxicación por metanol, 27 de los cuales han fallecido.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.