Ministerio de Trabajo será garante de que empresa cumpla con acuerdo

Por: Patricia Recio 14 mayo, 2015

Los representantes de los trabajadores y la gerencia de la empresa Gas Nacional Zeta, llegaron a un acuerdo la noche de este jueves, con el cual los primeros se comprometieron a regresar a trabajar mañana viernes.

El Ministerio de Trabajo, que sirvió como mediador, informó que la empresa se comprometió a no despedir a ninguno de los trabajadores que haya participado en el movimiento durante este período a menos que se demuestre una causa grave.

En el caso de despidos existirá un procedimiento de verificación a cargo del Despacho del Viceministro del Área Laboral. Este procedimiento será solicitado por la persona trabajadora.

"El Ministerio de Trabajo será vigilante de que no se tomen represalias en contra de los trabajadores que fueron reincorporados tras este acuerdo. Para estos efectos, se coordinó con la Inspección de Trabajo para que constate la reincorporación de estos trabajadores en sus puestos habituales y levante una lista que será enviada a ambas partes", cita un comunicado.

Empleados de Gas Zeta protestaron contra despidos ayer, frente a la Corte Suprema de Justicia. | ALBERT MARÍN
Empleados de Gas Zeta protestaron contra despidos ayer, frente a la Corte Suprema de Justicia. | ALBERT MARÍN

Los representantes de los trabajadores informarán a éstos que deben acatar las disposiciones del gerente general de la empresa, Miguel Monge Alonso. Esto implica que a partir de mañana la actual administración tendrá el control y acceso a todos los activos de la empresa (acceso a todos los planteles del país, así como el normal uso de los vehículos, software, otros.)

Además, la empresa liquidará a las personas despedidas en un plazo de una semana.

Debido a un conflicto legal entre los dueños de la empresa, que afectó la distribución de gas en el país, los trabajadores se mantenían sin poder laborar desde hace más de dos semanas.

El lunes la empresa despidió a 275 empleados por no presentarse a laborar y posteriormente en la noche congeló esa decisión a petición del Gobierno.