Servicios

Recope usa pandemia y reactivación económica para justificar plan de millonario muelle flotante en el Pacífico

Refinadora afirma además que cambio climático implica mayor riesgo de desastres en el Caribe, de ahí su idea de proyecto de $234 millones

La pandemia de covid-19 y la urgencia de reactivación económica son los nuevos argumentos de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) para defender su intención de construir un muelle flotante para descarga de combustibles en el Pacífico.

Tales razones no fueron esbozadas una semana atrás, cuando se presentó la propuesta que representa una erogación de $234 millones.

Ante consultas de La Nación, Recope indicó por escrito que la crisis sanitaria los motiva aún más a acelerar el proyecto, pues considera estratégico el almacenamiento de gas licuado de petróleo (GLP) o gas de cocina, “del cual dependen los hospitales para sus cocinas, lavanderías y centros de esterilización, así como para equipo médico y quirúrgico”.

La entidad calificó el GLP como “indispensable” para la reactivación económica de Costa Rica al citarlo como el tercer producto de más venta, con un crecimiento anual de 7% entre 2018 y 2019.

“La pandemia y la pérdida adquisitiva que vivimos los costarricenses ha acelerado su consumo. Se suman a 710.000 hogares que al 2019 usaban esta energía para cocinar. Hay que sumar pequeñas y medianas industrias, hotelería e industria alimentaria que dependen de este para su desarrollo y la reactivación económica del país”, justificó.

Además, argumentó que la reactivación económica requiere de proyectos de inversión pública como este para generar empleo directo e indirecto en zonas deprimidas en la costa del Pacífico, así como encadenamientos económicos para el resto del país.

También cree conveniente la nueva instalación en esa costa en razón del cambio climático.

“Debido a procesos que provoca el cambio climático, sumado a fenómenos como El Niño, la realidad es que cada vez es más frecuente la presencia de eventos extremos y la superposición de estos fenómenos juntos: El Niño, mareas y oleajes extraordinarios o tormentas, según estudios en la zona del Caribe por expertos en el tema”, respondió Recope sin identificar estudios o expertos.

La empresa aseguró que ahora los huracanes se dan en forma intermitente y cada año con mayor intensidad, lo cual, llevó a la institución a analizar posibles impactos y riesgos para su infraestructura en el Caribe.

Recope concluye que, según sus propios estudios, es “imperativo” que Costa Rica tenga dos puertos para la entrada de combustibles.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) ha señalado a Recope en varias ocasiones problemas de gestión y planificación de sus obras cuando rechaza solicitudes de alzas en las tarifas para costear sus inversiones.

En ese sentido, la entidad reiteró que el proyecto se respalda “en rigurosos estudios de preinversión, los estudios ambientales y viabilidades ambientales aprobados, estudios legales, económicos y de mercado, entre otros”.

“Muchos proyectos han estado sujetos a factores externos fuera del control de Recope pero ante todas estas experiencias del pasado, la presente administración definió un cartel muy robusto y blindado, para asegurar un bajo nivel de riesgo con una alta expectativa de éxito”, recalcó.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.