Juan Lara Salas. 27 octubre, 2016
La empresa Cesmag tiene la concesión de la ruta 50 que incluye los recorridos de San José a Montes de Oca (Calle Siles, Sabanilla, Lourdes); San José a Curridabat (Granadilla y Cipreses), y San José a La Unión (San Ramón). La parada de autobuses en la capital está sobre avenida central. | JOHN DURÁN
La empresa Cesmag tiene la concesión de la ruta 50 que incluye los recorridos de San José a Montes de Oca (Calle Siles, Sabanilla, Lourdes); San José a Curridabat (Granadilla y Cipreses), y San José a La Unión (San Ramón). La parada de autobuses en la capital está sobre avenida central. | JOHN DURÁN

Los usuarios de los buses de la ruta 50, con recorridos entre San José y comunidades de Montes de Oca, Curridabat y La Unión, pagan desde este jueves ¢255 en vez de ¢325.

Esta reducción de ¢70 (21%) es el resultado de la primera aplicación de la nueva fórmula de cálculo para ajustes ordinarios en la tarifa de autobús de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep). Esta metodología sustituyó una que venía utilizándose desde hace veinte años.

La baja fue publicada ayer en el diario oficial La Gaceta y beneficiará a casi 1,3 millones de usuarios mensuales. Para ellos, el ahorro total será de unos ¢90 millones cada mes.

Este ajuste es objetado por la empresa Autotransportes Cesmag, operadora de la ruta 50 y ramales, que se ha opuesto desde el inicio del proceso.

Este martes se les consultó sobre la decisión final de Aresep, pero respondieron que no iban a referirse al tema.

Estreno. El nuevo método de cálculo (para ajustes ordinarios) fue aprobado en febrero por la Aresep y en abril comenzó el proceso de aplicación.

Fue en ese mes que la Intendencia de Transporte solicitó al Consejo de Transporte Público (CTP) datos actualizados de la flota de buses y condiciones de la empresa Autotransportes Cesmag, concesionaria de la ruta 50.

Con esa información, se abrió un expediente de ajuste, en el cual se propuso , en agosto, una rebaja del 23%.

Representantes de Cesmag, sin embargo, manifestaron su oposición a la reducción y reiteraron una serie de dudas contra la metodología de cálculo de tarifas. Esas son compartidas por otros autobuseros.

Como parte de este pulso con la Autoridad, Orlando Ramírez Biolley, presidente de Cesmag, presentó en setiembre una acción de inconstitucionalidad contra el ajuste. Esta gestión fue rechazada de plano, pues los magistrados consideraron que este no es tema de constitucionalidad.

Ramírez, argumentó en esa ocasión que de aplicarse el nuevo modelo, las tarifas serían “altamente deficitarias y contrarias al principio de servicio al costo”.

Asimismo, expresó que la modificación en el cálculo de su rentabilidad era “un serio problema” al ser un cambio impuesto “de manera unilateral y abrupto, pese a que sus concesiones fueron otorgadas conforme a otro modelo tarifario que sí les permitía obtener un lucro razonable en el ejercicio de su actividad”.

Aparte de acudir a la Sala Constitucional, Cesmag también se presentó al Tribunal Contencioso Administrativo para pedir una medida cautelar contra el ajuste. El caso está en trámite.

La intención de la Aresep era aplicar la nueva fórmula en unas 50 rutas de buses, pero para hacerlo requiere la información correspondiente del Consejo de Transporte Público.

Aparte de la metodología para ajustes ordinarios, la Aresep aplica los ajustes extraordinarios dos veces al año. El último se dio en octubre con una baja del 2,9%.