Juan Fernando Lara Salas. 22 septiembre
El12 de mayo anterior, Míriam Solano, vecina de San Antonio de Desamparados, hacía uso de varios artículos eléctricos en la cocina de su vivienda. Abonados residenciales podrían verse beneficiados con una amplia rebaja en la luz a partir de enero. Fotografía: Jorge Castillo
El12 de mayo anterior, Míriam Solano, vecina de San Antonio de Desamparados, hacía uso de varios artículos eléctricos en la cocina de su vivienda. Abonados residenciales podrían verse beneficiados con una amplia rebaja en la luz a partir de enero. Fotografía: Jorge Castillo

La posibilidad de una rebaja significativa en las tarifas eléctricas en próximas semanas aumenta debido a tres aspectos clave.

En primer lugar, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) redujo gastos de operación; en segundo, por la orden de que al fin aplique normas internacionales en su contabilidad al 100% y por la disminución del consumo de energía en al menos 3,6% al cierre de este año, según proyecta el Centro Nacional de Control de Energía (Cence).

Estas condiciones abren el margen para que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) resuelva una disminución del costo eléctrico en el ajuste de oficio que persigue desde agosto y la cual podría regir a partir de enero o antes según los ritmos de la Autoridad.

De concretarse, vendría a aliviar los bolsillos de 1,2 millones de abonados residenciales del ICE y su subsidiaria, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), que atienden al 76% de este mercado, según datos de Aresep.

Además, una rebaja amplia en los precios del ICE marcaría la ruta tarifaria de cooperativas de electrificación rural, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia y la Junta de Administración de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec) cuando soliciten ajustes a la Aresep.

El ICE y la CNFL también suministran energía al 74% de clientes comerciales y de servicios de Costa Rica (162.000 de 218.000) y al 57% del sector industrial (4.834 industrias entre 8.500).

Desde el 12 de agosto, la Aresep pidió al ICE información detallada de sus gastos, inversiones y aplicación de normativa contable internacional, la que debería entregar el 14 de setiembre.

Tales datos serían el fundamento para aplicarle una rebaja tarifaria de oficio, que respondiera al reclamo de diversos sectores por el alto costo de la luz y las dificultades para la reactivación de actividades económicas afectadas por la pandemia.

A la fecha, el ICE sigue sin entregarle la información a la Aresep más de un mes.

No obstante, los estados financieros del ICE al primer semestre del 2020, donde se comparan los 12 meses comprendidos entre junio del 2019 y junio pasado, revelan la reducción de ¢116.000 millones en gastos de arrendamientos, combustible para generación térmica, compras de bienes duraderos, materiales y suministros, pago de servicios e importación de energía.

Ese ahorro augura una rebaja.

¿Por qué nueva norma contable rebajará luz?

La Aresep también le ordenó al Instituto, una empresa pública regulada, enviarle la información bajo los estándares de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y las cuales uniforman la aplicación de normas contables en el mundo e impiden interpretaciones alternativas de los datos.

Al acatar, el ICE rebajaría al menos ¢60.000 millones por año los costos de generación de la electricidad porque las NIIF obligarían al Instituto a modificar su esquema financiero de fideicomisos, explicó Carlos Montenegro, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica.

Al junio de este año, el ICE tenía como arrendamientos operativos los fideicomisos del Proyecto Térmico Garabito (Puntarenas), el Proyecto Geotérmico Las Pailas (Guanacaste) y la planta hidroeléctrica Toro III en San Carlos.

Así, todo gasto en esas plantas pesa en la tarifa de generación de energía.

Al reclasificarse como fideicomisos financieros con las NIIF, solo se trasladaría a las tarifas el pago de intereses del fideicomiso y quedarían excluidos así gastos operativos.

“Hoy el monto en alquileres operativos es cercano a ¢60.000 millones. Si se reclasifican esos arrendamientos a fideicomisos financieros, como en realidad son, eso beneficia las tarifas pues, en vez de una cuota alta de alquiler, se volvería un gasto por depreciación el cual se relaciona con la vida útil de las plantas”, indicó Montenegro.

El industrial, reconocido por sus análisis de las tarifas eléctricas, enfatizó que esa reclasificación “es muy importante" y un factor que esperan muy pronto se refleje en una rebaja "que tanto requiere el sector productivo”.

Incluso, el exministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, reclamó en su cuenta de Twitter al ICE alargar la aplicación de las NIIF en un 100%.

“ICE insiste en perjudicar a los hogares y empresas. Hacer lo correcto les “afecta.” Maquillan cuentas para no hacer nada y pasar el problema. El ICE rehusará hasta que los obliguen. ¿Qué harán el Consejo de Gobierno y la Asamblea Legislativa? Veremos de qué están hechos. Indignante”, escribió Chaves en red social.

La información que no llegó el 14 de setiembre, sí deberá llegar 30, con la prórroga de dos semanas que le otorgó Aresep al ICE, confirmó La Nación.

La Aresep otorgó el plazo adicional según nota enviada el 10 de setiembre al ICE e incluida en los expedientes tarifarios ET-052-2020 (Sistema de Generación), ET-053-2020 (Transmisión), ET-054-2020 (Distribución) y ET-0555-2020 (Alumbrado Público).

“El requerimiento de Aresep para este pliego tarifario incluyó un adelanto de la fecha de entrega en dos semanas, una aplicación del 100% de las normas NIIF en la información y una solicitud mayor de datos, pues el regulador solicitó presentar cifras de dos años consecutivos: 2021 y 2022”, respondió el ICE a La Nación para justificar el retraso.

Redondo pide 20% menos

El exdiputado y actual alcalde de Cartago, Mario Redondo, estima que en las circunstancias actuales, la Aresep podría rebajar hasta un 20% las tarifas.

El mes pasado, Redondo reclamó públicamente una rebaja en las tarifas eléctricas industriales pues alegó que su alto costo llevó a despidos. Luego, el 3 de setiembre, anunció, por ejemplo, que la vidriera Vicesa recontrataría a 323 empleados y agregó: “Seguimos luchando por disminuir costo de la energía”.

En declaraciones a La Nación manifestó que para las familias y empresarios es de urgencia una reducción luego de años de espera para que el ICE aplicara las NIIF y una reducción de gastos.

“Esa normativa contable es una aspiración pendiente que tiene Costa Rica y el sector productivo. Hace rato hay margen para una rebaja de al menos 20%. Si se hicieran más revisiones incluso habría espacio para más”, comentó jerarca municipal.

Redondo, como diputado, presidió la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, cuando se investigaron las finanzas del ICE en 2016. Desde entonces se espera la aplicación de las normas internacionales de contabilidad.

“Las instituciones no están por ayudarse ellas, sino por las personas y el costo de la energía es un ingrediente clave para la reactivación económica. Abogamos porque la Aresep sea lo más celosa posible en favor de los consumidores”, concluyó.