Juan Diego Córdoba. 21 mayo
28/02/2019, Limón, inauguración de la terminal portuaría de APM Termináles. Fotografía José Cordero
28/02/2019, Limón, inauguración de la terminal portuaría de APM Termináles. Fotografía José Cordero

Un fallo en el sistema eléctrico en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), en Limón, mantiene fuera de operación las seis grúas pórticas.

La gravedad del problema obligó a la concesionaria APM Terminals a trasladar al muelle de Japdeva, la atención de 12 buques portacontenedores que se esperaban para los próximos días.

Esta es la segunda ocasión en que la entidad portuaria estatal habilita su muelle para solventar problemas en la nueva plataforma, inaugurada oficialmente el 28 de febrero.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y APM Terminals acordaron abrir nuevamente esa alternativa.

“Los canales de comunicación están abiertos y todas las partes con el compromiso de atender los servicios a los usuarios, acordamos habilitar el servicio requerido”, manifestó la presidenta ejecutiva de Japdeva, Andrea Centeno.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, aseguró la tarde de este martes que pedirá explicaciones sobre lo ocurrido.

Por el momento, el personal del Ministerio le da seguimiento al manejo de transferencias de carga a Japdeva.

Méndez no ocultó su preocupación por las múltiples incidencias, aparte de quejas que recibe de exportadores por atrasos en los servicios.

“Mañana (miércoles) en la mañana quiero revisar esto que está sucediendo y convocar al gerente (de APM Terminals) para una reunión el lunes, para recibir informes y hablar personalmente sobre los hechos que se han venido repitiendo”, dijo.

Daño en transformador

La empresa holandesa a cargo de la TCM comunicó que la interrupción en el servicio eléctrico se produjo el domingo anterior, a raíz de una afectación en uno de los transformadores.

El suministro eléctrico para los servicios de recepción, despacho y laborales administrativas fue restablecido un día después; sin embargo, el problema en el muelle persiste, afectando la operación de las grúas para cargar y descargar mercancías en las embarcaciones.

“Estamos colaborando con Japdeva y es nuestra intención minimizarle el impacto a los usuarios. Estamos trabajando diligentemente con el ICE y con Japdeva para buscar la solución más rápida”, manifestó Kenneth Waugh, director general de APM Terminals.

El transformador, sin embargo, no pertenece al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), según aclaró la presidenta ejecutiva, Irene Cañas.

La jerarca confirmó que solo brindan apoyan al megapuerto para restablecer el servicio.

APM Terminals dijo esta tarde que no dará más información sobre el problema “hasta que se tenga claro el panorama y la solución”.

Según el acuerdo, las 12 embarcaciones programadas para los próximos cinco días cargarán y descargarán mercancías en Japdeva. Luego, una vez solucionado el problema eléctrico, los portacontenedores volverán a atracar en el megapuerto.

Primer problema

El 12 de abril anterior, la TCM también tuvo que trasladar la atención de cuatro navíos a Japdeva por un atraso de más de 24 horas en su operación.

Esto provocó el colapso de la ruta 257, que conecta la carretera a Limón con la Terminal de Contenedores de Moín, debido a la gran cantidad de camiones que aguardaban para cargar mercancías y llevarlas a sus destinos por tierra.

La congestión fue tal que provocó un bloqueo en la ruta 32 y un caos vial en la intersección entre ambas vías. De acuerdo con las autoridades de tránsito, la presa fue de al menos 5 kilómetros.

Con su inauguración, el megapuerto asumió el negocio de atención de buques portacontenedores, que representa el 70% de la carga comercial que llega a Moín.

Por su parte, Japdeva se quedó con el servicio de navíos de carga mixta, a granel y otros buques menores, lo que dejó a sus trabajadores con muy poca actividad. De hecho, la presidenta ejecutiva reconoció que muchos de esos empleados solo “cumplían horario”.

La distribución de los servicios está acordada en el contrato de concesión, firmado por el Gobierno de la República, Japdeva y APM Terminals.

Colaboró la periodista Patricia Recio y Juan Fernando Lara