Juan Diego Córdoba González. 16 marzo
Fieles celebraron la misa dominical en la iglesia de San Antonio de Padua, en Calle Blancos, con cuidados ante amenaza de nuevo coronavirus. Fotografía: Jorge Navarro
Fieles celebraron la misa dominical en la iglesia de San Antonio de Padua, en Calle Blancos, con cuidados ante amenaza de nuevo coronavirus. Fotografía: Jorge Navarro

Ante la emergencia nacional por el nuevo coronavirus, la Conferencia Episcopal anunció la suspensión de todas las procesiones de Semana Santa, a celebrarse la segunda semana de abril.

Esa orden incluye viacrucis y manifestaciones del Domingo de Ramos o la pasión de Jesucristo, en Viernes Santo, por ejemplo. También se suspendieron las jornadas extraordinarias de confesión.

Las misas siguen en pie, siguiendo las disposiciones emitidas por el Ministerio de Salud, como no entregar la hostia en la boca de los fieles, garantizar la mitad del aforo, así como evitar el saludo de la paz y garantizar agua y jabón en los templos.

“Hemos seguido con responsabilidad la crisis sanitaria surgida por la aparición del covid-19 y su propagación en muchos ambientes, lo que nos ha motivado a tomar acciones tendientes a salvaguardar la vida humana y la salud pública, evitando desarrollar acciones que puedan promover el contagio con dicho virus, especialmente por personas en estado de vulnerabilidad”, afirmó Mauricio Granados, vocero de la Conferencia Episcopal.

En esa línea también se cancelaron las jornadas de catequesis, retiros espirituales y todas las actividades religiosas que impliquen la aglomeración de personas, con excepción de las misas.

La Conferencia instruyó a los fieles a unirse a la jornada de 24 horas motivada por el papa Francisco, programada para el viernes 20 de marzo.

“Cada fiel puede realizarla delante de una imagen de un crucifijo, de un santo o santa en su casa de habitación, también apoyándose en los subsidios que podrán ofrecer los medios de comunicación católicos”, expresó Granados.

La Arquidiócesis de San José invitó a los feligreses, que por su condición de salud no deben asistir a eventos, observen las transmisiones de misas y otras actividades religiosas a través de su canal oficial San José TV, así como en sus redes sociales.

Estos son los nuevos seis lineamientos emitidos por la Conferencia Episcopal:

  • Se deberán suspender todas las procesiones, víacrucis y otros ejercicios de piedad en forma pública durante esta Cuaresma y Triduo Pascual.
  • Reiteramos la suspensión de jornadas de formación, reuniones de organización de actividades, catequesis diversas y retiros espirituales, que impliquen la aglomeración de personas.
  • Se suspenden las liturgias penitenciales (jornadas extraordinarias de confesión) durante esta Cuaresma.
  • Se invita a los fieles a retomar las prácticas cuaresmales recomendadas por la Iglesia: oración, el ayuno y la abstinencia y las obras de misericordia.
  • Las 24 horas por el Señor, iniciativa motivada por el papa Francisco y programada para el viernes 20 y sábado 21 de marzo se hará en forma individual y /o en familia. Cada fiel puede realizarla delante de una imagen de un crucifijo, de un santo o santa en su casa de habitación, también apoyándose en los subsidios que podrán ofrecer los medios de comunicación católicos.
  • Solicitar a nuestros sacerdotes y ministros de extraordinarios de la distribución de la sagrada comunión evaluar la conveniencia de visitar a los ancianos y enfermos para distribuir la comunión, y solamente hacerlo en caso de grave necesidad y guardando todas medidas sanitarias que han sido establecidas