Juan Fernando Lara Salas. 4 marzo
La empresa pública quiere desprenderse de su centro recreativo construido por la Gerencia de Electricidad en Curubandé, a siete kilómetros del centro de Liberia, Guanacaste. Foto: Cortesía
La empresa pública quiere desprenderse de su centro recreativo construido por la Gerencia de Electricidad en Curubandé, a siete kilómetros del centro de Liberia, Guanacaste. Foto: Cortesía

Tarrazú, San Carlos, Liberia y Curridabat son algunos de los cantones donde están los terrenos que el ICE puso a la venta desde esta semana.

Se trata de 13 propiedades, entre lotes e inmuebles, valorados en ¢1.792 millones, que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ya no usa o no necesita.

La venta de estos terrenos fue incluida en los planes de ahorro que hace la entidad, junto con la de vehículos y maquinaria.

Dichas propiedades se localizan en Tarrazú, León Cortés, Pérez Zeledón, Curridabat y en el cantón Central de San José.

También hay en San Carlos, cantón Central de Alajuela y Belén, según precisa el procedimiento 2021LA-000001-0000400001 ingresado al Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop).

Además, están incluidos terrenos en Osa y Parrita (Puntarenas) y en Tilarán y Liberia (Guanacaste).

La recepción de ofertas está abierta por un plazo de 40 días.

Si el oferente es una persona física deberá presentar fotocopia de la cédula de identidad, indica el procedimiento.

Si es una persona jurídica, deberá presentar certificación registral sobre la existencia legal de la sociedad y la personería legal de quién está presentando y firmando la oferta, la cual no podrá tener más de un mes de expedida.

Además, debe estar al día con las cuotas obreros patronales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), y ante el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf), así como con obligaciones tributarias materiales y formales ante el Ministerio de Hacienda.

El adjudicatario dispondrá de 30 días naturales a partir de la emisión del contrato electrónico para cancelar la totalidad del bien que compre y solo entonces podrá utilizarlo, a menos que por disposición legal deba formalizarse en escritura pública.

Todas las propiedades, indica el ICE, están debidamente inscritas, libres de gravámenes y anotaciones y con los respaldos y criterios jurídicos para proceder conforme a la venta pública.

Desde hace un año, en febrero de 2020, la gerenta del ICE, Hazel Cepeda Hodgson, anunció la intención de la entidad de desprenderse de terrenos ocioso para ahorrar gastos y generar ingresos.

Tomada esa decisión, el Instituto comenzó la revisión de todos los inmuebles que no cumplan funciones estratégicas, con excepción de plantas de generación.

Algunas propiedades

De todos los inmuebles en San José, el más costoso se localiza en Zapote. Se trata del edificio central del servicio de asistencia telefónica 113. La propiedad comprende 1.411 m² con un precio base de ¢1.083 millones.

Entretanto, el de menor valor se encuentra en San Pedro de Pérez Zeledón. Es un lote de 120 m² con una caseta y una torre de telecomunicaciones, valorado en ¢603.000.

Edificio central del servicio de asistencia telefónica 113, en Zapote. Foto: Cortesía
Edificio central del servicio de asistencia telefónica 113, en Zapote. Foto: Cortesía

En la Asunción de Belén (Heredia), el Instituto ofrece un lote de 802 m² ubicado en la urbanización Roma, en Bosques de Doña Rosa, por un monto de ¢63,5 millones.

Dicho inmueble había sido adquirido en su momento la Gerencia de Electricidad con el fin de aislar el ruido de la Planta Térmica San Antonio.

Lo que fue el centro recreativo, construido por orden de la Gerencia de Electricidad en Curubandé de Liberia (Guanacaste), es otro de los inmuebles que el Instituto quiere comercializar. Tiene un área de 13.312 m² y un costo de ¢396,6 millones.

Uno mucho más pequeño es el terreno que localiza en Las Vueltas de Parrita, Puntarenas. Es un lote de 350 m², valorado en ¢3,5 millones.