Juan Lara Salas. 15 enero, 2018
Marlon Mcfill, conductor de autobús de la ruta San José -Granadilla -San Pedro, durante su jornada laboral en San José. El Gobierno admitió que será una próxima administración la que aplicaría el cobro electrónico en autobuses.
Marlon Mcfill, conductor de autobús de la ruta San José -Granadilla -San Pedro, durante su jornada laboral en San José. El Gobierno admitió que será una próxima administración la que aplicaría el cobro electrónico en autobuses.

El presidente Luis Guillermo Solís Rivera presentó este lunes lo que llamó "un paso trascendental para la modernización del transporte público". Se trata de un nuevo convenio –el cuarto en cuatro años– entre instituciones públicas y autobuseros para el diseño de un sistema de cobro electrónico.

Eso sí, la propuesta detallada, admitieron los involucrados, podría estar lista en unos nueve meses, en manos del próximo gobierno.

Cuando faltan apenas cuatro meses para el fin de esta administración, representantes de los sectores vinculados con el transporte público fijaron las características que debe reunir un sistema nacional de pago electrónico para buses y trenes, "con el que se dejarán atrás años de esfuerzos aislados" anunció el Gobierno.

El proyecto, según se anunció este lunes por la tarde en Casa Presidencial, debe reunir condiciones de "interoperabilidad (útil en cualquier ruta de bus o tren), eficiencia y transparencia".

“Se construyeron acuerdos generales entre los operadores y los reguladores en torno a una visión compartida, para desarrollar este sistema de pago electrónico”, resaltó Carlos Melegatti, director del Sistema de Pagos del Banco Central de Costa Rica (BCCR), quien ha coordinado los esfuerzos del ente emisor para impulsar el desarrollo de pagos electrónicos.

“Esto es un paso trascendental para la modernización del transporte público. Con este acuerdo entre todos los sectores vinculados a este servicio, Costa Rica avanza para la construcción de un modelo más eficiente”. Presidente Luis Guillermo Solís

Melegatti, no obstante, reconoció que el diseño general de ese sistema de pago electrónico estaría listo en unos nueve meses, momento cuando "sería posible contabilizar cuáles son las necesidades de los participantes y los costos".

El pago del pasaje por medios electrónicos consistiría en un sistema único para todos los autobuses –no uno por empresa– y también para el tren, que aprovecharía el uso de tarjetas (crédito o débito) y teléfonos celulares. Sin embargo, no hay fechas ni plazos.

El funcionario admitió que el próximo gobierno podría venir y "destrozar todo lo que hemos hecho, pero esperaríamos que más bien se base en lo que hemos hecho".

“Sentimos que después de 20 años de estar hablando de pago electrónico, se ha consolidado un proceso de acuerdos consensuados y diáfanos, a favor de nuestros usuarios y de Costa Rica” Manuel Mora, representante de autobuseros.
Cuatro convenios

Este es el cuarto convenio ligado al tema de pago electrónico que ocurre en los últimos cuatro años. Los anteriores no alcanzaron resultados concretos.

Esta vez, el mensaje de las instituciones no es muy diferente al firmado el 23 de enero de 2014, cuando la administración de Laura Chinchilla dejó listo un documento con las mismas intenciones.

“El proyecto será implementado en tres fases, dando inicio en el Área Metropolitana de San José, en los servicios que brindan las rutas intersectoriales. La Aresep deberá revisar los esquemas tarifarios y los bancos se encargarán de proveer la infraestructura para hacer el cobro con este sistema”, informaron entonces.

También, en enero de 2016, el entonces viceministro de Transportes, Sebastián Urbina, anunció la firma de un acuerdo con el Banco Central para implementar el cobro electrónico con tarjetas. El plan, afirmó, se echaría a andar en el segundo semestre de aquel año.

Al año siguiente, en febrero de 2017, sin tener ningún avance, se firmó otro texto denominado “Convenio de Cooperación para el Desarrollo del Proyecto Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público Remunerado de Personas”.

El cuarto acuerdo de este tipo lo firmaron este jueves representantes del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), el Consejo de Transporte Público (CTP), la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep), el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) el Banco Central de Costa Rica (BCCR) y representantes de cámaras de transportistas.

Se supone que este permitió concretar un acuerdo general entre los involucrados el cual "será impulsado en sus siguientes etapas por el Comité de Pago en el Transporte Público, y liderado por el BCCR", indicó la administración Solís Rivera en un comunicado de prensa emitido a pocos meses del cambio de administración.