Patricia Recio. 8 mayo
En muchos hogares uno o más miembros realizan teletrabajo a causa de la emergencia sanitaria, lo que eleva el consumo eléctrico. Foto de Jorge Castillo
En muchos hogares uno o más miembros realizan teletrabajo a causa de la emergencia sanitaria, lo que eleva el consumo eléctrico. Foto de Jorge Castillo

Miles de costarricenses percibieron en su último recibo eléctrico un incremento, que según las empresas que distribuyen energía obedece a un aumento en el consumo en los hogares, a razón del confinamiento por covid-19 y al impuesto al valor agregado (IVA).

De acuerdo con datos de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), durante el mes de abril se consumieron 10 millones de kWh más en los servicios residenciales, en comparación con el mes de marzo.

“Al hacer revisión de esta situación se evidenció un incremento promedio de ¢1.667 por cliente residencial. Sin embargo, hay hogares donde ese comportamiento de consumo eléctrico es mucho mayor", explicó Adán Marchena, subdirector de comercialización de la CNFL.

A modo de ejemplo, citó: En un hogar ubicado en Barva de Heredia pasaron de consumir 265 kWh en marzo a 404 kWh en abril. Esta familia pasó de cancelar ¢23.930 a ¢47.490, donde solo por IVA corresponde a ¢5.215.

El uso de duchas por tiempo más prolongado, la cantidad de horas que pasan encendidas las luces, pantallas, videojuegos, hornos y coffee makers.

También aumentaron los tiempos de cocción de alimentos, de lavado de ropa y limpieza general de la vivienda, además de computadoras y otros equipos utilizados para realizar teletrabajo o educación en línea.

La CNFL agrupa a 505.000 abonados de la Gran Área Metropolitana.

Por su parte, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia agregó que un incremento de 43kW puede hacer que una familia promedio supere la barrera de 280 kWh establecida para el cobro del impuesto al valor agregado (IVA) en servicios públicos.

"Hemos visto con preocupación el incremento en los recibos de los usuarios de la Empresa, por lo que realizamos estudios comparativos para determinar las causas de los mismos. El principal impacto que sufren los hogares es que, con pequeños incrementos en la variación de su consumo, producto de estar más en casa por la pandemia, sobrepasan los 280 kWh y se les debe cobrar el 13% del IVA”, explicó Laura Castro, Directora Comercial de la ESPH.

Según indicó, se tomaron como muestra dos sectores residenciales de San Isidro de Heredia, en uno de los casos estudiados se pasó de un consumo promedio en marzo del 2020 de 266 kWh a 309 kWh en abril, lo que representa un incremento del 16%. De esta forma, pasaron de pagar ¢20.944 a ¢28.278, de los cuales ¢3.253 corresponden al IVA, que con el consumo anterior era de 0.

Otro de los rubros que incide en la factura es el uso de las tarifas escalonadas, ya que por ejemplo en el caso de la ESPH, el costo actual del kWh es de ¢73,40 en los primeros 200 kWh, a partir de ahí se cobran ¢94,91 y después de un consumo mayor a los 281 kWh al mes, se debe cobrar el 13% de IVA sobre la factura, lo que representa, en el ejemplo citado, un incremento del 35%.

El gerente de esa empresa, Allan Benavides, afirmó que debido a la emergencia nacional que se vive por covid-19, el Gobierno debería variar el tope de consumo para el cobro de IVA por algunos meses.

“Que sean quienes consumen más quienes paguen este impuesto y no personas que debido a las condiciones actuales están en sus casas sin trabajo, con jornada reducida o teletrabajando para llevar sustento a sus familias”, afirmó Benavides.

Coopeguanacaste, que brinda servicio en aquella provincia, también dijo haber identificado variaciones en unos 3.500 abonados residenciales, que tuvieron un aumento en su consumo de más de 200 kWh.

Ellos también atribuyeron el hecho a que las personas estén trabajando o estudiando desde sus casas y por lo tanto aumentó el consumo, así como a las tarifas escalonadas.

“Por ejemplo, los abonados que aumentaron su consumo de 200 kWh a 280 kWh pasaron de tener recibos por ¢15.090 a pagar ¢ 25.948, es decir, tuvieron un incremento de 72%. Esto porque se suma el IVA a partir de los 281 kWh y al impuesto de Bomberos que se cancela según la cantidad de kWh consumidos por cada abonado”, informó la empresa.

Asimismo, aseguran que la facturación coincide con los períodos más cálidos del año, por lo que equipos de refrigeración, uso de ventiladores y aires acondicionados incrementan su uso.

La empresa Coopesantos R.L también aclaró a sus abonados que no ha aumentado sus tarifas.

“En algunos casos del sector residencial, el incremento en el pago de la factura del servicio eléctrico corresponde a las nuevas medidas generales de aislamiento familiar, la modalidad de teletrabajo, el confinamiento social, la educación virtual y, adicionalmente, la aplicación del Impuesto del Valor Agregado (IVA)”, indicaron mediante un comunicado.

En su caso, ejemplificaron cómo una familia que consumió 180 kWh pasó de pagar ¢16.205 en marzo a ¢32.930 con un consumo de 281 kWh.

En esa cooperativa los abonados pagan ¢82 por kWh cuando el consumo es de hasta 200 kWh al mes, mientras que por consumos que superan esa cantidad el costo es de ¢132,7.

“Lamentamos que en medio de esta crisis mundial socioeconómica y sanitaria, muchas familias que estaban exentas del IVA tengan que pagar dicho impuesto, y que experimenten una afectación en su presupuesto familiar”, dijo Mario Patricio Solís, gerente de Coopesantos.

Recomendaciones
  • Evitar encender los equipos que no va a utilizar como luces o pantallas.
  • Apagar la computadora al finalizar la jornada de trabajo o clases.
  • Desconectar los cargadores de celulares y portátiles.
  • Desconectar el microondas y todos los equipos que tengan luz piloto o panel digital.
  • Preferir los electrodomésticos periféricos, por ejemplo: la olla arrocera, el sartén eléctrico, la olla multifuncional. Estos son más eficientes.
  • Evitar abrir la puerta de la refrigeradora por más de diez segundos y verificar que los empaques estén cerrando bien.
  • Controlar el tiempo que dura en la ducha. Ya sea termoducha, tanque o calentador, estos equipos tienen los consumos más altos del hogar.
  • Si se utiliza secadora de ropa, hacer cargas completas y consecutivas. De preferencia seque la ropa al sol.

La CNFL también recomienda a los abonados aprender a leer la factura del servicio eléctrico, y no solo observar el monto a pagar, pues estos datos permitirán comprender mejor el consumo de energía.

Los recibos que se envían digitalmente incluyen:

  • Tipo de tarifa: Es importante verificar que estemos en la tarifa correspondiente, en el caso del hogar sería tarifa residencial, o tarifa residencial horaria, si así lo hemos solicitado.
  • Fechas de lectura: vienen indicadas en la factura la fecha anterior, actual y próxima de lectura del medidor. Esto ayuda a conocer los periodos de lectura y llevar un control si aplica cambios en los hábitos de consumo.
  • Días facturados: La cantidad de días facturados puede variar entre 27 a 32 días. Cada mes viene indicado la cantidad de días que comprenden esa factura.
  • Lecturas del medidor: Estos son los datos que permiten conocer el consumo de energía mensual, podemos realizar la resta de la lectura actual menos la lectura anterior y obtendremos el consumo mensual de kWh que viene indicado en la factura.
  • Razón estimación: si tuviera duda si el servicio eléctrico fue leído o estimado, la factura ya lo indica. Para CNFL es importante leer todos los servicios y facturar lo que realmente cada cliente está consumiendo. Sin embargo, pueden existir situaciones que lo impiden, por ejemplo, que el medidor esté dentro de la propiedad y no sea visible, en estos casos la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos faculta a la empresa eléctrica a promediar el consumo de energía para poder facturar dicho mes.

Además la factura incluye otros rubros adicionales al consumo:

  1. Alumbrado Público: se cobra por cada kWh consumido. El costo actual es de ¢3,51.
  2. Tributo de Bomberos: representa el 1,75% del monto facturado por energía.
  3. Impuesto de Valor Agregado: Si el consumo mensual es superior a 280 kWh se paga un 13% de impuestos sobre el monto facturado por energía.
  4. Costo variable de generación y Costo Variable de Generación por Alumbrado Público: este rubro está relacionado con la generación térmica a nivel país y está ligado a la cantidad de kWh consumidos.

Debido a la emergencia sanitaria, la CNFL informó de que no están suspendiendo el servicio por falta de pago. Eso sí, las personas afectadas económicamente deben comunicar su situación a la empresa.

Sin embargo, la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (CEDET) dio a conocer que durante el mes de marzo, la mayoría de abonados se mantuvo al día en el pago del servicio de electricidad.

Según indicaron, las empresas distribuidoras reportaron un cumplimiento del 89% de facturación.