Juan Fernando Lara Salas. 20 mayo
El 11 de marzo, vecinos molestos por el faltante de agua bloquearon la vía de Circunvalación en el cruce de Hatillo 6. Según el grupo, llegaron a pasar más de un día completo sin suministro. Foto Alonso Tenorio
El 11 de marzo, vecinos molestos por el faltante de agua bloquearon la vía de Circunvalación en el cruce de Hatillo 6. Según el grupo, llegaron a pasar más de un día completo sin suministro. Foto Alonso Tenorio

La llegada de la época lluviosa permitirá aumentar caudales, mientras que nuevos proyectos de abastecimiento de agua mejorarán la distribución.

Sin embargo, ninguno de esos dos factores eximen a los habitantes del área metropolitana de seguir con el sufrimiento de la falta del recurso para atender sus necesidades.

Un informe de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), divulgado este miércoles, señaló que solo durante esta y la próxima semana unas 305.000 personas se verán afectadas por los cortes mientras se reponen las fuentes.

La situación; sin embargo, es ligeramente mejor que durante la estación seca, cuando la interrupción del suministro de agua impactó a 576.467 usuarios.

La cifra se deriva de reportes de las empresas prestadoras del servicio como el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillado (AyA), la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) y diversas Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Comunales (Asadas).

Según el AyA, la solución a los problemas que sufren los habitantes de los cantones josefinos, que son los más afectados, solo mejorará con la ampliación del acueducto metropolitano, que traería de Orosi 2.500 litros por segundo.

No obstante, la obra estaría lista hasta el 2025.

Por el momento, la Aresep solicitó tanto al Instituto como a la ESPH elaborar planes para reducir el agua no contabilizada, concepto en el que se incluye el líquido que se desperdicia por fugas.

Los afectados

En el caso del AyA, la población afectada por los racionamientos de la época seca ascendió a 513.000 habitantes, principalmente pobladores de los cantones de San José (especialmente Hatillo), Desamparados, Curridabat, Alajuelita y Puriscal.

Con respecto a la población total abastecida por AyA, en el área metropolitana el 30% sufrió racionamiento, mientras que en el resto del país el racionamiento de ese operador fue del 22%.

De acuerdo con los parámetros que utiliza AyA para clasificar el grado de afectación por los racionamientos, se tiene que el 18% de la población abastecida sufrió una afectación baja (menos de 6 horas diarias sin líquido), un 71% una afectación media (de 6 a 12 horas por día) y 11,2% con afectación alta (más de 12 horas al día).

Solo entre afectación media y alta de usuarios del AyA, la cifra de afectados asciende a 420.000 personas. Eso equivale a 88% del total de perjudicados con racionamientos de ese operador.

En cuanto a los acueductos rurales (Asadas), se dieron racionamientos en 26 acueductos para un total de 32.200 habitantes impactados.

El 73,1% de esos sistemas presentan racionamientos recurrentes en los últimos años en la misma época, advirtió Aresep, quien agrega que la mayor cantidad de estos sistemas se localizaron en la Región Chorotega debido a la caída en los caudales de sus fuentes.

En el caso de ESPH, la población afectada por racionamientos, a abril de 2020, fue de 30.552 habitantes. El sistema de San Isidro centró el 70% de esa población afectada y el sistema de San Rafael el 30%.

En cuanto al tipo de afectación que sufrieron los usuarios de la ESPH, 74% tuvo una afectación media (de 6 a 12 horas) y un 26% una afectación alta (más de 12 horas sin agua al día).