Carlos Hernández, corresponsal GN, Yeryis Salas. 10 octubre
Carlos Sibaja, vendedor desde hace 45 años, es conocido como el chancero más fuerte de San Carlos. Foto: Carlos Hernández.
Carlos Sibaja, vendedor desde hace 45 años, es conocido como el chancero más fuerte de San Carlos. Foto: Carlos Hernández.

En la noche de este martes, la suerte le sonrió a los compradores del número 84 con la serie 770, que pagó los ¢1.390 millones del acumulado. Para Carlos Sibaja, vendedor del número ganador, el resultado del sorteo también fue motivo de alegría.

“Sinceramente hace meses esperaba vender el acumulado, por fin lo logré, creo estarle ayudando a mucha gente necesitada”, dijo Sibaja, bien conocido en Ciudad Quesada de San Carlos por vender lotería desde hace 45 años, al costado oeste del mercado municipal.

Sibaja, vecino del barrio San Martín, calificó de “inestimable” la cantidad de compradores que tiene, por lo que no recuerda a quién o quienes les vendió los dos billetes premiados.

Él espera que los ¢1.390 millones se hayan repartido entre familias de bajos ingresos.

Al trascender que el número del acumulado quedó en San Carlos, lo llamaron a lo largo de la noche quienes supieron que por las manos de Sibaja había pasado el número y la serie premiados.

Algunos lo felicitaron, otros le preguntaban la identidad de los ganadores. Harto de tantas llamadas, desconectó el teléfono a las 11 p. m.

Este miércoles a las 6 a. m. inició su venta para la lotería popular del viernes. Cuatro horas después ya tenía prácticamente todo vendido.

Sibaja aseguró que le tocó vender ocho veces el premio mayor de la lotería dominical y un gordo de medio año. Para sus clientes, a él lo rodea la suerte. Para el vendedor, San Carlos es uno de los cantones donde más se juega lotería, lo que explica que ahí suelen quedar los premios importantes.

“A este hombre la suerte le acompaña permanentemente. Yo he sido su cliente durante más de 20 años”, dijo Eduardo Sánchez Rodríguez, vecino de Aguas Zarcas que va hasta dos veces a la semana a Ciudad Quesada a comprarle a Sibaja.

La lealtad de sus clientes también se la ganó por vender la lotería al precio oficial.

“La gente me tiene confianza porque sabe que yo no voy a cobrar más del precio oficial, eso me da alguna ventaja sobre los revendedores e inclusive sobre otros concesionarios”, afirmó.

Este viernes el sorteo del premio acumulado empezará con ¢400 millones y 50 bolitas (49 en blanco y una que dice acumulado), a diferencia de meses anteriores, cuando inició con ¢100 millones y 75 bolitas.