Juan Fernando Lara Salas. 11 marzo
Policías y soldados italianos revisaron este lunes tiquetes de salida de pasajeros en la Estación Central de Milán luego de que ese día el Gobierno ordenara a la población quedarse en sus casas hasta inicios de abril. Foto: AP.
Policías y soldados italianos revisaron este lunes tiquetes de salida de pasajeros en la Estación Central de Milán luego de que ese día el Gobierno ordenara a la población quedarse en sus casas hasta inicios de abril. Foto: AP.

La cancelación de vuelos en Italia por causa del nuevo coronavirus mantiene varados en ese país a 14 costarricenses, cuyas salidas se cancelaron, confirmó este miércoles el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

La Embajada costarricense en Roma, y el Consulado de Costa Rica en Italia, coordinan con la sede central de la Cancillería cómo asistir a los 14 nacionales. No obstante, adelantó que no dispone de fondos para costear sus traslados.

El anuncio sobrevino luego que el Gobierno italiano anunciara el lunes que, como medida de contención ante el coronavirus covid-19, se declaró a todo el territorio de ese país como “zona protegida” lo cual ha restringido los movimientos para la población.

Esa ordenanza dicta que los ciudadanos se recluyan en sus casas al menos hasta el 3 de abril, sin posibilidad de movilización salvo para compras de víveres, citas médicas y atención de trabajos específicos como seguridad, servicios médicos y cadenas de suministros de alimentos.

Según el Ministerio, hay cuatro costarricenses cuyos vuelos fueron cancelados mientras que, a otros 10, se los reprogramaron para abril a raíz de decisiones de las líneas aéreas.

Uno de los costarricenses afectados es Juan Francisco Piedra Segura, un ingeniero vecino de Taras de Cartago, quien llegó a febrero a Roma para una pasantía en un centro de investigación en temas de energías renovables. Su previsión inicial era devolverse a Costa Rica en junio.

Piedra explicó que desde febrero ya se escuchaban noticias en Roma sobre el avance del covid-19 en la zona norte de Italia pero el martes se vio imposibilitado a continuar por decisión del centro de investigación que decidió cerrar acceso a ingenieros becados.

"Estoy muy tranquilo pero es una situación complicada aunque manejable. Mi plan es volver a Costa Rica y seguir trabajando a distancia en esta pasantía para luego volver a Italia y retomarla en un futuro próximo” explicó.

El cartaginés compró un vuelo de Iberia con destino a Madrid el lunes apenas unas horas después de que el Gobierno italiano ordenara a la población quedarse en sus hogares hasta abril. Además, durante ese mismo día, y el Gobierno Español ordenó cerrar sus fronteras a vuelos desde Italia.

“Pasé horas buscando hasta que dí con un vuelo a Ámsterdam desde donde luego volaría a Costa Rica en unos días. Estoy muy agradecido porque he recibido una asistencia estupenda de nuestras sedes diplomáticas en Italia e España quienes han sido muy anuentes en atenderme e incluso a altas horas de la noche, he recibido de ellos mucha orientación", recalcó.

Piedra explicó que permanece en un domicilio que venía alquilando en Roma como parte de su pasantía mientras llega la fecha de su salida a Ámsterdam donde ha confirmado que, por ahora, vuelos provenientes de Italia tienen autorización de ingreso.

“Es una situación especial y nosotros mismos en la Embajada estamos laborando en modalidad de teletrabajo y especialmente en este momento, cuando se requiere acción directa, según decisiones que van cambiando regularmente”, manifestó por su parte el embajador en Roma, Rónald Flores Vega.

El diplomático costarricense enfatizó que la sede permanece operativa las 24 horas para atender consultas y colaborar pues todo el personal está haciendo teletrabajo en concordancia con la orden de permanecer en las casas del Gobierno italiano.

De acuerdo con los datos del Registro Consular, en Italia residen 723 costarricenses.

Como en otros casos recientes, el Ministerio subrayó que recae principalmente en las líneas aéreas la búsqueda de alternativas para movilizar a estas personas a los distintos destinos y que han resultado afectados por la cancelación de sus vuelos.

La Cancillería aclaró que no dispone de recursos financieros para costear boletos de avión, y solamente, en comprobados casos de “situación de vulnerabilidad”, y ante rigurosos estudios, activaría el llamado “Protocolo de Repatriación”, conjuntamente con la Dirección General de Migración y Extranjería que permite usar recursos del Fondo Social Migratorio.