Ángela Ávalos. 4 octubre, 2017
Aunque su convención colectiva solo le permite darles licencias sindicales a los miembros de los sindicatos firmantes de ese pacto, el AyA otorgó una licencia para que uno de sus empleados trabajara a tiempo completo con la ANEP pero con sueldo del Instituto. Ahora la entidad consulta si esa decisión fue legal.
Aunque su convención colectiva solo le permite darles licencias sindicales a los miembros de los sindicatos firmantes de ese pacto, el AyA otorgó una licencia para que uno de sus empleados trabajara a tiempo completo con la ANEP pero con sueldo del Instituto. Ahora la entidad consulta si esa decisión fue legal.

El crecimiento del río Barranca obligó al AyA a sacar de operación la planta potabilizadora de Puntarenas, debido a la imposibilidad de tratar el líquido.

Ante la medida, se prevén eventuales problemas de suministro para unos 66.000 habitantes de Barranca, Chacarita y El Roble.

Hasta la tarde de este miércoles, según el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), los tanques estaban llenos y el servicio se brindaba con normalidad, por lo que solicitaron a los puntarenenses hacer un uso racional y recoger solo el líquido para las necesidades básicas.

"Seamos solidarios y recojamos el agua llovida para otros quehaceres, le invitamos a hacer un uso responsable del agua", instó el Instituto.

La salida de operación de la planta de Puntarenas fue otro de los efectos de las fuertes lluvias que afectan a la mayor parte del territorio del país y que, este miércoles, golpearon el Pacífico central y norte.

AyA, además, informó de que mañana 2.400 vecinos del cantón de Mora, en San José, estarán sin servicio de agua por trabajos de mantenimiento en la planta potabilizadora de Quitirrisí.

Las comunidades afectadas con el racionamiento de 8 a. m. a 12 m. d. son: barrio San Bosco, calle La Unión, alrededores del cementerio de Ciudad Colón, barrio José Aguilar, y las inmediaciones del abastecedor Chepe Monge.