Daniela Cerdas E.. 22 febrero
A la 1 p. m. de este viernes comenzó el proceso de vacunación a todos los funcionarios que han atendido a los pacientes para protegerlos y reducir cualquier riesgo de transmisión viral.Foto: Albert Marín
A la 1 p. m. de este viernes comenzó el proceso de vacunación a todos los funcionarios que han atendido a los pacientes para protegerlos y reducir cualquier riesgo de transmisión viral.Foto: Albert Marín

Tras el internamiento de tres integrantes de una familia francesa que están contagiadas con sarampión, el Hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas, extremó las medidas de seguridad y protección para su personal en contacto con los enfermos, el cual fue vacunado.

Rándall Álvarez Juárez, director de ese establecimiento de salud, dijo que estos funcionarios están empleando equipo de bioseguridad, “de acuerdo con los protocolos institucionales, nacionales e internacionales”

A la 1 p. m. de este viernes comenzó el proceso de vacunación a todos los funcionarios que han atendido a los pacientes para protegerlos y reducir cualquier riesgo de transmisión viral.

Otra de las medidas adoptadas es que el acceso a los dos salones donde están hospitalizados los pacientes es totalmente restringido: únicamente se permite el paso de funcionarios que estrictamente deben ingresar para atender las necesidades de los pacientes.

Álvarez dijo que el hospital mantiene una estrecha comunicación y coordinación con la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y con el Ministerio de Salud. No se ha determinado cuándo se le podrá dar de alta a estos pacientes, puesto que se valorarán tanto aspectos clínicos como epidemiológicos.

La zona de aislamiento donde están los tres pacientes tiene controlados los flujos de aire de manera que únicamente, entra y no se produce ninguna salida de aire, con el propósito de evitar la transmisión del virus. Los pacientes se encuentran estables y bajo vigilancia, especialmente de las curvas febriles.

Leandra Abarca Gómez, coordinadora institucional del Programa de Inmunizaciones de la CCSS, llamó la atención de la población para que vacune contra el sarampión y destacó la vulnerabilidad que tiene la población desprotegida en caso de que llegue algún turista infectado, como ocurrió esta semana.

Explicó que, de acuerdo con la revisión del estado de la vacunación, en este momento un porcentaje considerable de la población objetivo ya está protegida, pero aún faltan 70.000 menores.

La CCSS mantendrá la jornada extraordinaria contra el sarampión hasta el 31 de marzo y, en este momento, se está desarrollando la segunda fase que consiste en la búsqueda activa de casos.

En esta oportunidad se compraron 770.000 dosis y se efectuó una inversión que alcanzó los $1,2 millones.

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y grave causada por virus que se propaga fácilmente por el aire a través gotas procedentes de la nariz, boca o faringe (como la tos y los estornudos) de las personas infectadas.

Los síntomas de esta enfermedad comienzan, generalmente, entre 8 y 12 días después de la exposición al virus y entre los más comunes figuran: erupciones en la piel, que por lo general inician en la cabeza y se extienden a otras zonas, desplazándose cuerpo abajo; picazón, ojos rojos y llorosos; tos, fiebre alta, sensibilidad a la luz (fotofobia) y dolor muscular.

También incluye enrojecimiento e inflamación de los ojos (conjuntivitis), secreción nasal, dolor de garganta y diminutas manchas blancas dentro de la boca.

Estos síntomas pueden producir complicaciones graves en todos los grupos de edad. Sin embargo, los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 20 tienen más probabilidades de sufrir complicaciones.

Las complicaciones comunes ocasionadas por el sarampión incluyen infecciones de oído y diarrea. También pueden presentarse otras complicaciones como neumonía (infección de los pulmones), encefalitis (inflamación del cerebro) y ceguera. Estas afecciones pueden llegar incluso a causar la muerte.

En el caso de las embarazadas, el sarampión puede provocar embarazos prematuros y el nacimiento de bebé con bajo peso.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa, para la que no existe un tratamiento específico; por eso la CCSS instó a la población a proteger a los niños contra esta enfermedad a través de la vacunación.

En Costa Rica, la vacuna contra el sarampión está incluida dentro del esquema que ofrece la Caja Costarricense de Seguro Social, como parte de la protección contra sarampión, rubéola y paperas (parotiditis).

Esta vacuna es colocada a los niños al año y tres meses de nacidos y a los 7 años, cuando inician la etapa escolar.

A pesar de que desde 2005 no se reportan casos autóctonos de sarampión en nuestro país, en este momento, existen numerosos países de la región donde hay casos confirmados de esta enfermedad.