Salud

Torre de la Esperanza de Hospital de Niños tiene plan maestro y concepto arquitectónico, luego de más de 10 años de espera

La nueva edificación de 11 pisos y tres sótanos estará ubicada en las inmediaciones del centro médico, en un terreno de 8.770 metros cuadrados; será especializada en cuidados críticos

Este miércoles, el gobierno presentó el plan maestro y concepto arquitectónico de la Torre de Esperanza del Hospital Nacional de Niños (HNN), proyecto que comenzó a gestarse hace más de una década.

El objetivo de este inmueble es que ahí se atienda a los menores que requieran cuidados críticos desde su nacimiento y hasta que cumplan la mayoría de edad.

Aunque viene en planes desde hace muchos años, trámites administrativos y revisión de contratos de fideicomisos han atrasado el proyecto repetidamente.

Desde el 15 de abril de 2010 hay una placa en los jardines del centro médico con la promesa de construcción de la obra entre 2011 y 2014. Los nombres del entonces mandatario Óscar Arias Sánchez, así como de quien fuera director del HNN, Rodolfo Hernández Gómez, y el presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Eduardo Doryan Garrón, daban fe de ello.

En el 2014, se le puso como nuevo plazo a 2018. Tampoco ocurrió.

Este miércoles, el compromiso resurgió con la presentación de los diseños del proyecto. Aunque no se detalla fecha de conclusión de la obra, ya cuenta con los fondos y con los terrenos necesarios.

En este momento, el trabajo se enfoca en realizar el proceso de adquisición de las propiedades luego de la declaratoria de interés público y nacional por parte del Gobierno de la República.

La nueva edificación estará ubicada en un terreno de 8.770 m², localizado en el costado oeste de las instalaciones actuales del Hospital Nacional de Niños (HNN).

El plan maestro presentado este miércoles contempla, además, una segunda etapa del proyecto que se visualiza para el largo plazo.

“La Junta Directiva de la CCSS nos ha abierto la puerta para esbozar lo que nosotros vemos como la pediatría del futuro, que eventualmente sería un complemento articulado de la Torre de Cuidados Críticos”, indicó la directora general del HNN, Olga Arguedas.

Se estima que la Torre de Cuidados Críticos requerirá de una inversión cercana a $120 millones para construcción, equipamiento y servicios técnicos en arquitectura e ingeniería, dinero que proviene del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf).

Los recursos son administrados a través de un fideicomiso donde figura la Asociación Pro-Hospital Nacional de Niños como fideicomitente, el Banco Nacional de Costa Rica como fiduciario y la CCSS como fideicomisaria. El plazo del contrato es por treinta años.

El edificio

De acuerdo con Jorge Granados, gerente de Infraestructura y Tecnología de la CCSS, inicialmente, se proyecta que la nueva Torre de Cuidados Críticos tenga 11 pisos sobre acera y tres sótanos, lo que podrá ajustarse una vez que se inicie el anteproyecto.

Además, se contempla la construcción de un helipuerto, lo que facilitará el traslado de pacientes en condición grave.

Dentro de los servicios que ofrecerá esta torre de cuidados críticos están: cuidados intensivos neonatales, cuidados intensivos polivalentes pediátricos, la unidad de cuidado integral del niño con quemaduras, y el área de abordaje y estabilización del paciente crítico-emergencias.

Además, se tendrán diferentes quirófanos, dentro de los que destacan salas de operaciones especializadas: trauma, emergencias, cirugía neonatal, ortopedia, cardiovascular, trasplante, neurocirugía, quemados y otros.

El inmueble albergará unidades de radiología y de hemodinamia (estudio de la dinámica de la sangre en los pacientes), la central de esterilización de equipos y una unidad de diagnóstico y tratamiento por imágenes.

También habrá salas de rayos X, de ultrasonidos, de estudios maxilares, de procedimientos guiados por ultrasonido, de tomografía y de resonancia magnética.

Además, se contará con banco de sangre y laboratorio clínico. Incluso habrá áreas de hematología, química clínica, gasometría, uroanálisis y parasitología, y microbiología.

El edificio tendrá también una unidad de terapia respiratoria, farmacia satélite y centro de acopio.

Dichos servicios estarán distribuidos en un área aproximada de construcción de 39.430 m² que incluye las áreas médicas, las áreas de apoyo y las obras externas que permitirán la unión de la torre con las instalaciones actuales del hospital.

Para Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS, el objetivo es que la edificación tenga un concepto arquitectónico sustentado en tres principios: que sea una torre amigable con la familia, que exprese la solidaridad del niño sano con el enfermo y que represente los brazos de acogida de la institución hacia la niñez.

De acuerdo con el jerarca, se busca que la edificación refleje valores como humanización, inclusión, igualdad, seguridad, calidad, tecnología, confort, ergonomía, eficiencia, salud, prevención, arquitectura saludable y flexibilidad.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.