Patricia Recio. 9 julio
Desde mayo está aprobado un protocolo para evitar propagación en obras de construcción.
Desde mayo está aprobado un protocolo para evitar propagación en obras de construcción.

Luego de la alerta que dio el Ministerio de Salud sobre un nuevo foco de contagios asociado a trabajadores de la construcción que ya suma 226 enfermos, representantes del sector salieron en defensa de sus protocolos.

Esteban Acón, presidente de la Cámara de la Construcción, aseguró que desde el comienzo de la pandemia tomaron medidas para asegurar la continuidad de actividades y preservar el empleo de los trabajadores.

Según el vocero, los mayores riesgos se dan fuera de los sitios de trabajo, en el entorno propio de los empleados.

“El tema es más amplio, tenemos problemas con las cuarterías, con el transporte de los trabajadores al sitio. Aunque en las construcciones se implementen los protocolos al pie de la letra, siempre se pueden dar casos positivos de gente que trabaja en la construcción aunque no se dé el contagio en la construcción”, manifestó.

A esas circunstancias, dijo, se debe sumar la situación en construcciones informales, cuya cifra ha aumentado al doble en los últimos cuatro años.

Según Salud, los 226 enfermos vinculados al sector se han dado a lo largo de toda la emergencia sanitaria, que se inició hace cuatro meses. No obstante, el 80% se ha registrado en las últimas semana y, principalmente, en la Gran Área Metropolitana.

Por esa razón, el ministro de Salud, Daniel Salas, anunció que desde esta semana se realizan operativos para verificar el cumplimiento de medidas en los sitos de obras, sobre todo, en los cantones con alerta naranja.

Específicamente, se evaluará el acatamiento del protocolo para procesos constructivos en edificaciones y viviendas.

“La intención es reforzar las acciones preventivas para evitar la escalada en la propagación del covid-19 en el país. El protocolo ayuda adicionalmente a que, en caso de tener un trabajador o trabajadora positiva, manejarlo de forma tal que se evite la propagación en el sitio, al resto de los trabajadores”, informó Irene Campos, jerarca de Vivienda.

El objetivo, añadió, es permitir la continuidad de la actividad constructiva por la cantidad de empleos y encadenamientos que implica.

Acón aseguró que están listos para los operativos, al tiempo que cuestionó cuál será el proceder con las construcciones informales.

“Si no hacemos una campaña para que los costarricenses nos portemos bien fuera de los trabajos, vamos a terminar culpando a los empresarios que estamos tratando de hacer las cosas bien, implementando protocolos que nos cuestan altas sumas de dinero, porque los empresarios no teníamos dentro de nuestros costos estos protocolos. Sin embargo, estamos acatando rigurosamente porque la otra es cerrar y es peor para todo el mundo”, aseveró el empresario.