Patricia Recio, Juan Fernando Lara Salas. 20 julio, 2020
Rodrigo Marín, ahora exdirector de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, aparece sin careta protectora o mascarilla en una imagen que circuló este domingo de un paseo en lancha por el golfo de Nicoya (Guanacaste). Foto: Facebook.
Rodrigo Marín, ahora exdirector de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, aparece sin careta protectora o mascarilla en una imagen que circuló este domingo de un paseo en lancha por el golfo de Nicoya (Guanacaste). Foto: Facebook.

Rodrigo Marín Rodríguez, director de Vigilancia de la Salud, renunció este lunes al cargo luego de admitir que realizó un paseo en lancha por el golfo de Nicoya, sin cumplir con las medidas de protección recomendadas ante la pandemia por covid-19.

“Sin duda es necesario predicar con el ejemplo, y ayer (domingo) no fui consecuente con el mensaje. Me equivoqué, no mantuve la distancia fuera de mi burbuja y no utilicé el equipo de protección personal”.

“Estas acciones inoportunas no representan el actuar comprometido del Ministerio de Salud y de cada uno de sus funcionarios que han estado trabajando incansablemente contra la emergencia”, indicó Marín en su misiva.

El médico y epidemiólogo dirigió su carta al ministro de Salud, Daniel Salas Peraza.

Y agrega: “Mi interés no es enlodar el mensaje de prevención que le hemos dado a la población y, por ello, he decidido presentarle la renuncia a usted señor Ministro, dejando mi cargo como director de Vigilancia a partir de hoy mismo”.

La Nación contactó a Marín para consultarle sobre el incidente, pero declinó referirse. El área de prensa de Salud sí confirmó que el especialista mantendrá su cargo en propiedad como profesional licenciado de la Salud 3F.

La madrugada de este lunes, antes de enviar la carta, Marín reconoció en Twitter haber tomado este domingo, en su día libre, una embarcación para fines de esparcimiento, luego de consultar el protocolo del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

“Dicho lo anterior, pido una disculpa pública a todo aquel que considera que mi actuar no fue el debido. Reitero, me basé en el protocolo del ICT donde indica que el capitán es quien debe llevar careta. Mañana ampliaré con más detalles”, escribió.

El ministro de Comunicación, Agustín Castro, confirmó la noche del domingo que el Ministerio de Salud ya estaba enterado de la situación e iban a conversar con Marín al respecto.

“Lo que procede es sencillo. Es verificar los hechos claramente, pero el Gobierno ha tenido un mensaje sobre este tema que es muy claro y es muy importante para la población y ese mensaje es el necesario de la salud y es el que debe de privar.

“Por tanto, se actuará enérgicamente frente a los hechos”, afirmó Castro.

Según el jerarca de Comunicación, lo que se le cuestionaba a Marín tiene que ver con el distanciamiento y la toma de las medidas que se han venido reiterando a la población para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

“Lo que uno conoce de las fotografías es claro en que eso no es acorde con el mensaje”, expresó Castro.

En momentos en que los casos de covid-19 registran un considerable aumento, las autoridades sanitarias mantienen fuertes medidas en la Gran Área Metropolitana (GAM) para tratar de recuperar el rastro del virus.

Otra imagen del doctor Rodrigo Marín, exdirector de vigilancia de la Salud del ministerio de Salud, durante el paseo este domingo. Marín aparece con camiseta oscura sin mangas. Fotografía:Facebook.
Otra imagen del doctor Rodrigo Marín, exdirector de vigilancia de la Salud del ministerio de Salud, durante el paseo este domingo. Marín aparece con camiseta oscura sin mangas. Fotografía:Facebook.

Esas medidas incluyen restricciones en la circulación y cierre de establecimientos.

Aunque en los cantones bajo alerta amarilla se mantiene la operación turística, el Ministerio de Salud ha solicitado a la población evitar, en la medida de lo posible, desplazamientos desde cantones en alerta naranja hasta esos otros sitios.

No obstante, las autoridades han señalado que los comprobantes de reservación de hoteles podían ser utilizados como un justificante para librarse de la restricción vehicular.

Vigilante de la salud

El ahora exdirector de Vigilancia de la Salud ha sido el segundo rostro más visible de parte del Ministerio de Salud desde el inicio de la pandemia.

Marín Rodríguez coordinó por varios años la lucha de control vectorial en Costa Rica ligada al tema de contagios de enfermedades.

Desde esa dependencia, el Ministerio de Salud vigila la aparición de brotes de enfermedades contagiosas y es una primera línea de alerta de las autoridades para acciones concretas como campañas de vacunación o emisión de alertas a la ciudadanía.

También le correspondía coordinar la respuesta ante brotes de diarrea, hepatitis o intoxicaciones alimentarias, entre otros.

Como técnico y especialista en esta área, Marín había dirigido toda la estrategia para contener brotes importantes de enfermedades como dengue, zika o chikunguña.

Desde diciembre del 2018, estaba a cargo de la Dirección de Vigilancia de la Salud, en el Ministerio de Salud, en sustitución del actual ministro, Daniel Salas Peraza.

Junto a Salas, Marín se convirtió en una de las mayores autoridades del gobierno frente a la pandemia y uno de sus principales guías en la elaboración de protocolos sanitarios frente al nuevo coronavirus.

Él mismo coordinaba la revisión de protocolos y el registro de enfermos y muertes. Los equipos hasta hoy a su cargo venían participando activamente en los llamados cercos epidemiológicos para frenar la diseminación del virus.

En reiteradas ocasiones, Marín quien ofrecía el reporte epidemiológico sobre el avance de la covid-19 en Costa Rica en la conferencia diaria desde Casa Presidencial o en videos grabados previamente para presentarlos en ese espacio.

Desde el pasado viernes, el exdirector estaba en Guanacaste reunido con miembros de la Cámara de Turismo Guanacasteca revisando temas de protocolos y reactivación de actividades económicas en esa región.

De hecho, el sábado brindó su último informe epidemiológico sobre el nuevo coronavirus desde el hotel Margaritaville Beach Resort (en playa Flamingo en Santa Cruz), según declaró el propio Marín desde su cuenta en Twitter.

(*) Colaboró en esta información la periodista Ángela Ávalos