Salud

Regale pañales y cambie la vida a adultos mayores pobres

30 pacientes del Hospital Geriátrico que viven en hogares en pobreza reciben apoyo de Asociación que les regala pañales donados: casi 40.000 al año

Quienes tienen un adulto mayor con alguna enfermedad que le hace perder su capacidad para controlar sus necesidades básicas y los vuelve dependientes de los cuidados de otras personas, conocen muy bien la inversión mensual familiar para la compra de pañales desechables, uno de los insumos básicos en estos cuidados.

Son miles de colones, miles. Este presupuesto se vuelve más difícil de sostener cuando se trata de hogares muy pobres en donde, con grandes costos, se pueden llevar un plato de arroz y frijoles a la mesa. Por eso, la donación de pañales se vuelve casi una fuente de agua bendita porque significa una mejor calidad de vida para el adulto mayor que los necesita y para su familia.

La Asociación Pro Hospital Nacional de Geriatría (Apronage) se ha encargado de llevar casi 40.000 pañales por año a un grupo de 30 pacientitos que los necesitan y no los pueden comprar de su propio bolsillo. Esos pañales se adquieren con aportes de la Junta de Protección Social (JPS), las ganancias de la soda del hospital, y con donaciones privadas.

La entrega de pañales es una de tantas ayudas que esa organización promueve para enfermos en situación de pobreza y sus familias, que acuden diariamente a ese hospital por apoyo médico y por soporte socioeconómico y emocional. El Hospital Geriátrico es el único en el país especializado en adultos mayores. Pertenece a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Milena Bolaños Sánchez, directora del Geriátrico, reconoce que el apoyo de Apronage es fundamental para mejorar la calidad de vida de estos pacientes adultos mayores, que lidian con dificultades para moverse por sí mismos y padecen enfermedades como Alzhéimer y otras demencias, derrames cerebrales, complicaciones de la diabetes y cáncer. Muchos de ellos son atendidos en el servicio de Cuidados Paliativos del hospital.

En este momento, el Geriátrico es más grande por fuera que por dentro. En su programa Atención Comunitaria Geriátrica asiste a unos 980 pacientes en diferentes puntos del área metropolitana; por ejemplo, en los cantones de Alajuelita, Tibás, Desamparados y Aserrí. Por “dentro”, el hospital tiene capacidad para atender a unos 140 enfermos adultos mayores internados.

Yolanda Brenes Zumbado, trabajadora social del Geriátrico, dice que Apronage selecciona a quienes necesitan este y otros apoyos tras una valoración multidisciplinaria y priorizada por parte del equipo profesional que da atención comunitaria.

En promedio, anualmente, se logra dar asistencia con pañales a 30 pacientes. La cantidad no ha variado en los últimos años pero sí la conformación del grupo pues hay enfermitos que fallecen y ceden su lugar a otros.

Sin embargo, la necesidad va en crecimiento. Marlene Cambronero Picado, presidenta de la Junta Directiva de Apronage, confirmó que quieren ampliar la ayuda con pañales a más adultos mayores.

Conforme crece la cantidad de personas de 65 años y más, también aumentan las necesidades de quienes afrontan estrecheces económicas, que se complican sustancialmente cuando falta la salud. La provisión de pañales es una en una larga lista de requerimientos de las familias que tienen un adulto mayor que requiere cuidados especiales.

Si usted quiere colaborar con Apronage y con los pacientes del Hospital Nacional Geriátrico, puede llevar su ayuda a la sede de la Asociación, ubicada dentro de los terrenos del hospital, en San José. También puede llamar al 2255-3147 o al 2257-5062.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.