Diego Bosque. 20 mayo
Más de 2 millones de personas han descargado la aplicación Expediente Digital Único en Salud. Fotografía: Rafael Pacheco
Más de 2 millones de personas han descargado la aplicación Expediente Digital Único en Salud. Fotografía: Rafael Pacheco

La aplicación Expediente Digital Único en Salud (EDUS) debe ser el “punto de entrada” del rastreo de casos positivos de covid-19 por medio de teléfonos celulares, reafirmó Luis Adrián Salazar, ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones.

Eso sí, el jerarca enfatizó que esa decisión debe ser tomada por las autoridades de Salud y debe ser ejecutada bajo los parámetros que exige la ley con respecto al manejo de datos de la población.

“Para mí, tecnológicamente, lo mejor sería que el punto de entrada fuera el EDUS, si estamos hablando que tiene más de dos millones de descargas (...) A partir de eso tratar de llegar a unos tres millones de personas y tener así un 60% de la población. Eso es lo más lógico en caso de que las autoridades decidan poner una funcionalidad de este tipo”.

Así lo declaró el ministro en el foro virtual La tecnología contra el covid-19, organizado por La Nación este martes 19 de marzo.

En el evento, patrocinado por la constructora H Solís y la empresa de soluciones tecnológicas ITQS, también participaron Roberto Sasso, presidente del Club de Investigación Tecnológica, Paul Fervoy, presidente de la Cámara de Tecnología de Información y Comunicación (Camtic) y Vanessa Castro, presidenta de la Cámara de Infocomunicación y Tecnología (Infocom).

La moderación a distancia estuvo a cargo del director de La Nación, Armando González.

De acuerdo con la Caja Costarricense de Seguro Social, EDUS registra más de 2,1 millones de descargas en el país.

La aplicación ya tiene habilitado un cuestionario que le pide información a los asegurados con el fin de calificar su nivel de riesgo (verde, amarillo y rojo) frente al covid-19, dar información y controles médicos si son necesarios.

El seguimiento de infectados con el nuevo coronavirus por medio de dispositivos móviles inteligentes busca echar mano de la tecnología para prevenir el avance de la enfermedad, suministrar información a las autoridades sanitarias sobre las interacciones de un paciente positivo, alertar a quienes estuvieron en contacto con él y tomar las medidas necesarias como aplicación de test o aislamientos.

Esos mecanismos ya son utilizados en países como Singapur, Corea del Sur, Alemania y Reino Unido, entre otros.

En ese contexto, Salazar expresó que ha conversado con el ministro de Salud, Daniel Salas, sobre el uso temporal de ese tipo de herramientas en el país.

“El ministro de Salud me ha mencionado que, en el marco de lo que le permita la ley, es importante llevar a cabo esto y desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones vamos a apoyar esta idea, siempre y cuando se resguarde toda la normativa jurídica en el uso y protección de datos”.

¿Cómo funciona una aplicación de rastreo?

Esta tecnología permite avisar a las personas si estuvieron cerca de alguien que tiene covid-19 y les indica qué hacer.

FUENTE: GOOGLE & APPLE, TRACE TOGETHER SINGAPUR, CORONAPP COLOMBIA, NHS COVID-19    || E.J. / LA NACIÓN.

Salazar agregó que el usuario debe consentir el uso de su información y, además, se le debe garantizar que solo autoridades sanitarias conocerán los datos y los mantendrán en total confidencialidad y que habrá medidas de seguridad para su manejo.

“Creo que existe la posibilidad de amalgamar la tecnología con esta situación con el objetivo de proteger vidas”.

Sobre el manejo de datos, Fervoy indicó que ese no debería ser un obstáculo, pues existen estándares internacionales que permiten verificar y auditar la seguridad con la que se administra la información de las personas.

Sasso, por su parte, afirmó: “En Costa Rica hay bases de datos mucho más sensibles que una (de seguimiento que) indica los sitios por dónde anduve los últimos 15 días. ¿Quién nos garantiza a nosotros que esas bases de datos están bien guardadas? ¿Quién garantiza que esas medidas técnicas y administrativas son correctas? Todas esas instituciones que manejan datos deberían someterse a una auditoría por lo menos una vez al año y eso no está sucediendo”.

La semana anterior, el Ministerio de Salud informó que realizará, junto a la CCSS, las consultas a la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes para determinar la viabilidad legal del rastreo por medio de celulares.

“Si hay tanta gente que tiene el EDUS, ¿por qué no lo estamos usando de forma intensiva? Creo que deberíamos hacerlo”, cuestionó Sasso.

Por su parte, Vanessa Castro, presidenta de Infocom, coincidió en la importancia de emplear aplicaciones de rastreo como arma para identificar focos de infección durante el proceso de reapertura de actividades económicas.

Todos los expertos manifestaron que para proteger la privacidad de las personas se pueden utilizar registros anónimos o que no se almacenen los puntos exactos de visita.

Por ejemplo, explicaron que no sería necesario saber si dos personas estuvieron en equis lugar. Lo que sería determinante es precisar la proximidad de esas dos personas o si estuvieron en contacto con un caso positivo sin importar el sitio.