José Andrés Céspedes. 30 marzo
El Ministerio de Salud indica que en estos asentamientos se ubican personas con bajo nivel de escolaridad y limitaciones en el acceso a servicio de energía eléctrica, Internet y telefonía que constituyen barreras de acceso a información oficial, veraz, oportuna y comprensible. Foto: Rafael Pacheco
El Ministerio de Salud indica que en estos asentamientos se ubican personas con bajo nivel de escolaridad y limitaciones en el acceso a servicio de energía eléctrica, Internet y telefonía que constituyen barreras de acceso a información oficial, veraz, oportuna y comprensible. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Salud emitió este lunes el “Protocolo de preparativos y respuesta ante el coronavirus (covid-19) en asentamientos informales”, con la finalidad de abordar las principales necesidades y consideraciones particulares de esta población, la cual es vulnerable por estar expuesta a diversos factores de la enfermedad.

Salud señala que aún cuando los Derechos Humanos aplican en todas las situaciones humanitarias, en los asentamientos informales se presentan factores que dificultan a la población la garantía de su disfrute completo, por lo que es necesario abordar la problemática desde distintas aristas.

Primero, indica que para poner en marcha el Protocolo, cada municipalidad liderará un plan en coordinación con el Comité Municipal de Emergencias y las organizaciones comunitarias, en concordancia con los lineamientos y planes oficializados para la atención de la emergencia nacional declarada mediante Decreto Ejecutivo No. 42227-MP-S.

De este modo, las municipalidades deberán conformar equipos locales responsables de la implementación de cada plan, conformados por personal municipal o voluntario, que cuente con: “enlace de gestión local del Comité Municipal de Emergencias, enlace Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH)-Municipalidad, representante del área de Salud de la CCSS correspondiente, representante del MS local y profesionales en trabajo social, psicología, ingeniería civil y arquitectura”.

Luego, cada equipo local deberá elaborar un diagnóstico sobre los asentamientos informales localizados en el cantón, que incluya, al menos, la identificación o nombramiento de una o varias personas que ejerzan la vocería de la comunidad, la identificación de las áreas de mayor riesgo ante covid-19, así como de la población de mayor vulnerabilidad con base en información oficial disponible en el Sistema Unico de Beneficiarios del Estado (Sinirube) y la Dirección General de Migración y Extranjería, así como otras fuentes oficiales.

El Ministerio también ordena la difusión de información oficial, veraz, oportuna y comprensible, sobre el covid-19, entre la población que habita el asentamiento informal, a través de su distribución en medios de comunicación accesibles tales como: radio local, prensa local, redes sociales, páginas web, vallas, carteles, mensajes de texto, videos, boletines, entre otros.

El material distribuido debe ser obtenido exclusivamente de fuentes oficiales o generado con base en información proveniente de dichas fuentes. En el caso de que se habilite algún puesto o canal informativo, temporal o permanente, en algún sitio dentro o cercano al asentamiento informal, se deben acatar los lineamientos emitidos por Salud.

Otra medida es la promoción de la vigilancia comunitaria sobre factores de riesgo y señales que pudieran implicar la manifestación de cualquier forma de violencia de género, de origen, comunitaria, intrafamiliar u otras, a través de canales.

También se solicita la implementación de servicios de apoyo a la ciudadanía sobre covid-19 y mecanismos de denuncia, mediante el establecimiento de canales de comunicación efectivos con la población que habita en asentamiento informal, tales como: telefonía, formularios web, mensajes de texto, redes sociales, chats grupales, entre otros.

El Ministerio destaca, además, la implementación de acciones que permitan a los hogares contar con acceso estable a agua potable y brindar el servicio ordinario de manejo de residuos mediante la organización y participación activa de las comunidades.

Salud también ordena la reprogramación de procesos de desalojo o desahucio administrativo a la población que habite en estos asentamientos. La solicitud de prórroga en los procesos que medie orden judicial será mientras se mantenga la declaratoria de estado de emergencia nacional provocada por el covid-19.

Por último, el Ministerio solicita la capacitación y monitoreo del personal encargado de ejecutar las acciones en los asentamientos. En caso de presencia de síntomas sugestivos, exposición o contagio de dicho personal ante covid-19, se procederá con la extracción inmediata del sitio e implementación de los lineamientos definidos por Salud.

Mucha atención

El ente rector en Salud destaca que es necesario poner mucha atención a estas comunidades, ya que además de ser vulnerables, podrían causar un contagio masivo entre los mismos residentes por sus condiciones sanitarias y de vivienda.

Por ejemplo, señala que en estos asentamientos, se ubican personas con bajo nivel de escolaridad y limitaciones en el acceso a servicio de energía eléctrica, Internet y telefonía que constituyen barreras de acceso a información oficial, veraz, oportuna y comprensible.

También que existen limitaciones en el acceso a agua potable a través de un servicio estable, intradomiciliar, por hogar; lo que aumenta la recurrencia en el uso de puntos de acceso comunales, por parte de varios hogares de la comunidad, o bien la acumulación de agua en recipientes que podrían convertirse en criaderos de vectores causantes de enfermedades.

Además, las condiciones de infraestructura no alcanzan el mínimo requerido para la gestión de residuos a lo interno del asentamiento informal, lo que genera focos de contagio de enfermedades. La carencia de facilidades sanitarias intradomiciliarias, por hogar, aumenta la recurrencia en el uso de facilidades sanitarias comunales, por parte de varios hogares la comunidad.

Por último, menciona que las condiciones de habitabilidad inadecuadas, con relación al nivel de hacinamiento de la población; así como la carencia de ahorros o condiciones laborales estables por parte de los hogares y, la dependencia en el trabajo diario para subsistir, limitan la implementación del distanciamiento social y aislamiento en esta población.