Salud

Húyale a los ‘Poppers’: venta está prohibida y si los usa para recrearse sexualmente puede acabar muy mal

Inhalantes se venden en tiendas físicas y virtuales de juguetes sexuales. Salud recuerda que existe una alerta sanitaria desde el 2015 porque estimulantes pueden comprometer la vida

Si acostumbra utilizar sustancias inhalantes conocidas como Poppers para su recreación sexual es mejor que considere deshacerse de ellos.

Estos estimulantes, comercializados en tiendas físicas y virtuales de juguetes sexuales para adultos, no tienen el permiso del Ministerio de Salud, entidad que emitió una alerta sanitaria desde el 2015 advirtiendo sobre los múltiples inconvenientes de su uso.

Seis años despúés, los Poppers se siguen comercializando en el país.

Lo anterior obligó de nuevo a la Dirección de Regulación de Productos de Interés Sanitario a emitir otra alerta, este martes, para recordar a la población los riesgos de su consumo.

“Estos productos no cuentan con registro sanitario ya que no se ha demostrado su calidad, eficacia y seguridad y no han sido evaluados por el Ministerio de Salud por lo que pueden poner en riesgo la salud de la población”, advirtió el ente rector.

Según explica el Ministerio, los Poppers son sustancias del grupo de los inhalantes. Están compuestos en su mayoría por nitritos de amilo, butilo, isobutilo, nitrito, pentilo o de propilo.

“Son líquidos incoloros e inodoros que se venden en pequeños botes de cristal para inhalar. El nitrato de amilo es una sustancia muy volátil e inflamatoria y nunca ha de ser ingerida porque puede ser mortal.

“Se utilizan como una sustancia recreacional y es conocida como droga sexual, ya que produce estimulación y vasodilatación de manera muy rápida al ser inhalado, así como una sensación de euforia y deseo sexual, también relaja los músculos del ano y la vagina, por lo que a menudo se utilizan durante las relaciones sexuales”, explica un comunicado del Ministerio de Salud.

Entre los efectos adversos relacionados con este producto, están el enrojecimiento de la cara y el cuello, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, aumento de la frecuencia cardíaca e hipotensión (presión sanguínea baja).

Su inhalación se le vincula también con problemas en la sangre, entre ellos hemorragias.

“Esto puede dar lugar a un estado de deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo, comprometiendo su función, así como a la aparición de anemia hemolítica.

“Su uso en personas con supresión del sistema inmunológico, problemas del corazón, anemia, presión baja o alta y antecedentes de hemorragia cerebral, puede agravar su condición”, advierte Salud.

La mayoría, agrega, se vende en botellas pequeñas con etiquetas que indican que se pueden usar como incienso líquido para aromatizar cuartos, ambientador, pulidor, limpiador de video o de cuero.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.