Salud

Estas son las 4 razones por las que el Gobierno se opone a ley de cannabis medicinal

El Poder Ejecutivo realizó la tarde de este lunes una conferencia de prensa para expresar sus objeciones al recién aprobado proyecto sobre cannabis medicinal

¿Cuáles son las razones del Gobierno para oponerse a la ley que legaliza el cannabis medicinal y la producción de cáñamo con fines industriales? ¿Por qué objeta una ley que fue apoyada hasta por los diputados del Partido Acción Ciudadana? El Poder Ejecutivo plantea cuatro puntos, los explicamos a continuación:

1. Posibles sobredosis

Daniel Salas, ministro de Salud, manifestó en una conferencia de prensa realizada este lunes 24 de enero en Casa Presidencial, que la legislación, tal y como está planteada, expone a los pacientes a posibles sobredosis, pues no se especifica las dosis a consumir.

“Perfectamente el paciente puede exponerse a sobredosis o consumir toda la planta, sabemos además que la cannabis tiene un componente psicoactivo dentro de sus componentes, entonces ¿cómo hace el médico para decirle ‘consuma 0,5 miligramos o 1 miligramo o lo que sea’? No conozco las dosis, pero el paciente lo que va a tener es la mata, el médico no le va a decir: ‘tómese una mata cada ocho horas’. Imaginen el riesgo que esto puede representar para la seguridad del paciente”, expresó Salas.

2. Autocultivo y crimen organizado

El Gobierno aseguró que la normativa aprobada por la Asamblea Legislativa abre la puerta para que las personas utilicen el autocultivo para uso medicinal como una mampara para la siembra y comercialización de la marihuana.

Sobre ese argumento, el Ministerio de Salud dijo que no existen parámetros o criterios técnicos para establecer el número de plantas autorizadas para el autocultivo.

“La ley le da la obligación al Ministerio de Salud de que tiene que ir a supervisar a las casas en las que se autoriza sembrar plantas para el autoconsumo y si hay una irregularidad tiene que decomisarlas. Imagínese, no hay criterios lógicos para decir: ‘sí, son diez o cinco plantas por paciente’.

“No existe ningún parámetro lógico y eso incluso expone a los mismos funcionarios de Salud a situaciones que pueden ser riesgosas para su integridad física y mental”, comentó Salas.

En esa misma línea, Michael Soto, ministro de Seguridad Pública, señaló que el autocultivo y el autoconsumo generarían “una proliferación de cultivos que dificultaría las acciones contra el tráfico ilícito de estupefacientes y contra el crimen organizado”.

3. Nivel de THC recomendado

El tetrahidrocannabinol –mejor conocido como THC– es el principal componente activo en la planta de cannabis. La preocupación del Poder Ejecutivo es que la concentración máxima de THC recomendada por la Organización Mundial de la Salud y normativas aplicadas en países europeos es del 0,2% en productos derivados de esa planta. Sin embargo, la ley aprobada en por los congresistas fija una concentración de hasta un 1%.

“Los productos con altos niveles de concentración dejan de ser consideradas drogas blandas”, comentó el Gobierno en un comunicado de prensa divulgado este lunes.

4. Contradice acuerdos internacionales

Sin dar detalles, las autoridades indicaron que la ley para legalizar el cannabis medicinal y la producción de cáñamo con fines industriales “va contra diferentes convenciones a las que se ha adherido el país, tales como la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, el Convenio de Viena sobre Sustancias Psicotrópicas y la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas”.

El Gobierno no especificó cuáles artículos o puntos violaría la nueva legislación.

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.