Salud

Cardióloga denuncia 103 muertes más de enfermos en espera de cateterismo

Sindicato Undeca aportará pruebas para que Ministerio Público amplíe la investigación

A tres años de revelar la muerte de pacientes en espera de cateterismo, la cardióloga Sofía Bogantes Ledezma vuelve a lanzar otra denuncia: sostiene que los fallecimientos de pacientes en espera continúan y que las acciones realizadas por la CCSS para reducir ese riesgo han sido insuficientes.

Según la nueva denuncia, 130 personas más han fallecido en los últimos tres años después de esa denuncia, de las cuales en 103 se acredita como causa del deceso la cardíaca.

"La nueva situación ocurrida es muy seria. Demandamos una intervención del Hospital México para determinar la responsabilidad administrativa. Ni una muerte más", sostuvo Bogantes.

En una denuncia pública realizada la mañana de este viernes en la Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca), Bogantes reveló que esas 103 personas fallecieron desde abril del 2015 a la fecha.

Marta Rodríguez, secretaria adjunta de Undeca, corroboró que enviará la prueba al Ministerio Público para lo que corresponda.

El dato de 103 sale de un análisis epidemiológico de certificados de defunción solicitados al Registro Civil, según el cual, de 130 documentos, 103 certificados especifican como causa de muerte la cardíaca

La denuncia la presentará Undeca a la Fiscalía a principios de abril.

Este registro, según Bogantes, rebate el dato de una comisión técnica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que redujo el número de fallecidos por esa causa de 141 a 34. La comisión la coordinaba el también cardiólogo Carlos Mas Romero.

La Nación solicitó una reacción a la Caja sobre estas nuevas aseveraciones, pero aún no se han manifestado al respecto.

La primera denuncia de Sofía Bogantes trascendió en abril del 2015. En ese momento, la cardióloga habló de 141 pacientes fallecidos en lista de espera de cateterismo cardíaco y más de 800 aguardando una cirugía.

Esta revelación motivó la apertura de un expediente judicial, que aún sigue en etapa de investigación en el Ministerio Público.

El último avance indica que en 70 de 152 dictámenes forenses no se ha encontrado relación alguna con la muerte del paciente y la espera del procedimiento médico.

Luis Chavarría, secretario general de Undeca, responsabiliza a la Junta Directiva de la CCSS por estas muertes. “No han habido acciones fuertes ni en el hospital, ni en la Junta Directiva’, dijo.

‘Uno hubiera esperado mejoría en los servicios después de la denuncia del 2015, pero basta con ir al servicio de Cardiología del Hospital México para ver que no ha sido así’, agregó Rodríguez.

Sin atrasos en nuevos procedimientos

Al mismo tiempo que se desarrollaba la denuncia de la cardióloga Bogantes, la Caja Costarricense del Seguro Social envió un comunicado en el que afirma que la entidad logró poner al día los cateterismo cardiacos, "al punto que los plazos de atención no superan los 50 días como promedio".

Por ejemplo, "en este momento el Hospital San Juan de Dios tiene pacientes a un plazo de 12 días, el San Juan de Dios a 27 y el hospital Calderón Guardia a 68 días como promedio. Esto quiere decir que un total de 288 pacientes ya tienen programado este procedimiento diagnóstico y terapéutico", agregó María Eugenia Villalta Bonilla, gerente médica de la CCSS.

Según la funcionaria, esta reducción en los plazos de espera se logró con más personal, equipamiento e infraestructura en los tres hospitales nacionales.

"Datos preliminares de la mortalidad oficial de enfermedad isquémica del corazón evidenciaron que en el 2017, se registró una reducción de 121 casos de mortalidad prematura y de 144 casos de mortalidad en población mayor a 65 años, con una reducción estimada total de 265 menos casos de muertes en el periodo 2016", indica el comunicado.

Roy Wong, epidemiólogo de la CCSS, citado en el mismo texto, sostiene que los datos de mortalidad prematura se han mantenido estables en el país. Incluso estimó que podrían descender en los próximos años por dos razones: la "mejora en la accesibilidad y en la oportunidad de la atención, en el tiempo considerado como ideal para iniciar el tratamiento".

Esta baja en la mortalidad también se logra motivando a la población a tener hábitos saludables que incluyan actividad física, alimentación saludable y rechazo al fumado.

Aún así, Wong alegó que hay se deben reducir otros factores de riesgo, especialmente los relacionados con el incremento del colesterol, los triglicéridos, la diabetes, la obesidad y el sobrepeso.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.