Ángela Ávalos. 16 noviembre

¿Cómo proteger a su hijo del virus respiratorio sincitial? Conversamos con la doctora Olga Arguedas sobre el tema.

Posted by nacion.com on Wednesday, November 14, 2018

Tres niños han fallecido en las últimas cinco semanas víctimas del virus respiratorio sincitial, uno que se ha ganado la fama de ‘virus asesino’.

El incremento de menores enfermos y la saturación del Hospital Nacional de Niños, obligó al Ministerio de Salud a emitir una alerta respiratoria en la que solicita a padres y cuidadores de menores de un año evitar sacarlos de casa por las próximas cuatro semanas.

Los siguientes consejos, emitidos por autoridades de Salud, el Hospital de Niños y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), le ayudarán a proteger a su bebé del acecho de este virus. Sígalos al pie de la letra.

1. Si su bebé tiene menos de un año, no lo saque de casa por las próximas cuatro semanas, a menos que el Ministerio de Salud diga lo contrario.

Esto implica no sacarlo a centros comerciales, parques, guarderías, otras viviendas, centros de diversión y otros sitios públicos donde exista el riesgo de infectarse del virus, que está circulando en el ambiente.

Posponga eventos familiares, como fiestas o almuerzos.

2. Rechace con vehemencia la visita de personas enfermas.

Como dicen las abuelas, “es mejor ponerse rojo de vergüenza que después verde de cólera”. Pídale a familiares, amigos o vecinos, que no visiten su casa si están resfriados. Y si llegan, amable pero enfáticamente solicíteles retirarse.

3. Extreme las medidas higiénicas en el hogar.

Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o utilice alcohol en gel. Limpie bien superficies de mesas, muebles o juguetes que use su hijo.

Virus respiratorio sincitial
Virus respiratorio sincitial

4. Practique el protocolo del tosido y el estornudo y protéjase con cubrebocas si usted es el enfermo.

Papá, mamá, abuelos o cuidadores: si usted es el resfriado, procure protegerse para no infectar a su bebé. Recuerde que en usted, este virus puede pasar solo como un leve y molesto resfrío, pero en un bebito pequeño puede significar la muerte.

Apenas están desarrollando defensas y deben proteger sus pulmones a toda costa del ataque de este virus.

Cuando estornuda o tosa, tápese boca y nariz con el antebrazo o utilice un pañuelo desechable.

Si tiene que entrar en contacto directo con el niño, use cubrebocas.

5. Mantenga la lactancia materna.

No le quite la leche materna. Es el mejor alimento y una de las medicinas más poderosas para inyectarle defensas contra esta enfermedad.

6. Actúe con sentido común.

Si su bebé es menor de un año, debe estar atento a la aparición de los síntomas y saber cuándo acudir al médico en busca de atención.

Puede estar con mocos, pero si mantiene el interés por el juego, come con absoluta normalidad y respira sin problemas, no es necesario acudir al centro de salud. En cuanto varíen estas condiciones (si lleva seis o más horas sin ganas de comer, ansioso y con fiebre superior a 39 grados), entre en estado de alerta.

Pero tampoco espere a que sea demasiado tarde. Controle, sobre todo, la respiración. Si se vuelve agitada, sibilante y es acompañada de un esfuerzo evidente a nivel del tórax, corra al centro de salud más cercano.

Recuerde que en cuestión de minutos, esa condición puede evolucionar a bronquiolitis (inflamación severa de los bronquiolos, en los pulmones) y generar un estado crítico en el que su pequeño requiera soporte vital en una Unidad de Cuidados Intensivos.

7. Evite llevarlo a la guardería.

Manténgalo en casa. Procure una red de cuido en el hogar para reducir, al máximo, el riesgo de exposición al virus.

8. Mantenga el control de niño sano.

Si su hijo tiene control de vacunas y de niño sano en el Ebáis, acuda. Eso sí, solicite al personal que le indique el lugar en donde pueden estar lejos de aquellos menores que llegan con alguna infección. Los centros de salud están organizados especialmente de tal forma que el niño sano esté lejos del niño enfermo.

9. No sature el Hospital de Niños.

Si considera que su hijo necesita atención, puede ir a los Ebáis y otros hospitales de la Caja (hospitales regionales, como el de Heredia, Alajuela o Puntarenas), o periféricos (como el de Grecia o el de Upala), los cuales están en capacidad de atender niños con infecciones respiratorias menos severas. El personal de salud también está en capacidad de detectar a quienes requieran una atención de mayor complejidad.

10. Siga las recomendaciones de su médico y del personal de salud.

Si por alguna razón su hijo cae enfermo, recuerde que luego de ser atendido por el médico debe seguir al pie de la letra las medidas que le recomiende. El virus respiratorio sincitial puede volver en una tercera parte de los casos. Es un virus que no solo tiene el potencial de matar a bebés sino que puede dejar secuelas para toda la vida, que pueden afectar la calidad del desarrollo futuro de su hijo.