Juan Fernando Lara. 31 marzo, 2018
Debate presidencial con los candidatos Fabricio Alvarado (izquierda) y Carlos Alvarado en el Club Unión, en San José. Foto: Rafael Murillo
Debate presidencial con los candidatos Fabricio Alvarado (izquierda) y Carlos Alvarado en el Club Unión, en San José. Foto: Rafael Murillo

Una diferencia de un solo voto sería suficiente para que uno de los dos candidatos que aspiran a la Presidencia de la República gane, este domingo, la segunda ronda.

La Constitución Política establece en su artículo 138 que para imponerse en primera ronda, un aspirante necesita acumular el 40% de los sufragios válidos emitidos.

En caso de que ninguno de los contendientes alcance ese porcentaje, la norma señala que pasarán a un balotaje los dos que obtengan mayor apoyo y que resultará vencedor aquel que alcance la mayor cantidad de votos.

La Carta Magna incluso indica que, en caso de un empate, resultará electo el aspirante de mayor edad y sus candidatos a las vicepresidencias.

Si se presenta este último escenario, Fabricio Alvarado, de 43 años y representante del Partido Restauración Nacional (PRN), aventajaría a Carlos Alvarado, de 38 años y representante del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Novedad

Se trata de la tercera vez en la historia de Costa Rica que se celebra una segunda ronda electoral. Las anteriores se realizaron en 2002 y 2014.

A diferencia de los otros dos anteriores procesos, el balotaje del 2018 coincidió con el Domingo de Resurrección ya que la Constitución Política indica que debe realizarse el primer domingo de abril.

Debido a lo anterior, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) prohibió realizar en las vías públicas las tradicionales procesiones del Señor resucitado, además de otras actividades masivas como conciertos y actividades deportivas.

Ante el temor de que la temporada vacacional afecte demasiado la asistencia a las urnas, el TSE ha realizado en las últimas semanas, una intensa campaña para invitar a los costarricenses a participar en las votaciones.

También coordinó con las autoridades del Tránsito para tratar de agilizar el regreso de los vacacionistas por las principales carreteras del país, de modo que tengan tiempo para ir a depositar el sufragio.

Para esta ocasión, están convocados los mismos 3,3 millones de electores que estaban empadronados para la primera ronda. El costo de este nuevo proceso asciende a los ¢1.600 millones.

Como en otras ocasiones, el Tribunal ha insistido en que, tal y como lo establece la legislación, los votos en blanco y nulos quedarán sin efecto (anulados) y que no se sumarán a ninguno de los contendientes.

Elección presidencial

Este 1.° de abril se definen solo el cargo de presidente de la República y las dos vicepresidencias

Las urnas permanecerán abiertas en el país entre 6 a. m. a 6 p. m.

Hay 31.800 ciudadanos empadronados en el extranjero que podrían sufragar en alguno de los 52 consulados habilitados en 42 países para ejercer ese derecho. La gran mayoría de ellos (28.000) viven en Estados Unidos.

Los primeros ticos en votar serán los que residen en Australia ya que, por diferencia de horario, la votación comenzará allí este sábado.

Esta ocasión, además, ofrece una segunda oportunidad a costarricenses empadronados que desean votar pero que están sin cédula de identidad.

El área de prensa del TSE reiteró que, en caso de extravío o deterioro, la cédula puede solicitarse en cualquier momento, inclusive el propio día de la elección.

Además, aclaró que sí se podrá votar con la cédula de identidad vencida, siempre y cuando su fecha de vencimiento no sea anterior al 4 de febrero de 2017 (fecha de la primera ronda electoral).

El Tribunal reiteró que no es posible votar presentando una fotocopia de cédula de identidad, licencia o con pasaporte: únicamente se puede con la cédula de identidad vigente y en buen estado.

Por otra parte, el TSE tiene previsto comenzar a divulgar los resultados preliminares de la votación a partir de las 8:30 p. m. de este domingo. Sin embargo, el plazo para terminar el conteo oficial vence el 23 de abril.