Rebeca Madrigal Q.. 10 julio
Asamblea Legislativa. Los diputados socialcristianos, María Inés Solís y Pedro Muñoz. Foto: Rafael Pacheco
Asamblea Legislativa. Los diputados socialcristianos, María Inés Solís y Pedro Muñoz. Foto: Rafael Pacheco

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) desistió de conformar un ‘gabinete a la sombra’ para fiscalizar la labor del gobierno y entregar propuestas para mejorar la gestión de las instituciones.

La propuesta consistía en que diversos expertos y personajes de la sociedad civil pusieran atención a la labor de las instituciones del Estado y, a partir de allí, fortalecer el control político y traer a la Asamblea Legislativa propuestas de mejoramiento.

Con diversos argumentos, los cojefes de fracción, María Inés Solís y Pedro Muñoz, explicaron los motivos por los cuales abandonaron la idea que anunciaron en mayo con la intención de ponerla en marcha un mes después.

La diputada Solís alegó que a la gente no le gustó la idea.

“Le dimos un seguimiento a medios y le dimos un seguimiento a la percepción de la gente, y a la gente no le gustó la teoría, no sé si fue porque no lo explicamos bien, no sé si fue porque el concepto no es conocido en nuestra democracia; es famoso es muchas democracias, principalmente en Europa, pero nos dimos cuenta de eso y atendimos el llamado ciudadano”, argumentó Solís.

(Audio) Entrevista con jefes de fracción de la Unidad

Por otro lado, Muñoz agregó que “mucha gente pensó que íbamos a pararnos en una escoba” y esa no era la intención.

Más allá de eso, la fracción no tuvo limitaciones para conformar el gabinete a la sombra, según dijeron los voceros. “Mucha gente se acercó”, aseguró Muñoz.

La iniciativa era una estrategia para fortalecer la imagen del PUSC como oposición, pues en el primer año legislativo no fue tan fuerte, según reconocieron en una conferencia de prensa después de quedar fuera del Directorio legislativo el 1.° de mayo del 2019.

Otro argumento de Muñoz es que la oposición en el Congreso se reconfiguró, pues a inicios de este periodo legislativo todavía tenía fuerza el acuerdo por el Directorio político entre Liberación Nacional (PLN) y Acción Ciudadana (PAC), pero en su criterio se ha ido perdiendo.

Por eso, “el sentimiento que existía de oposición que existe hoy, no existía”, señaló.

Es un ajuste

Tras desistir de crear el gabinete a la sombra, la nueva estrategia del PUSC es mejorar proyectos de ley, lo cual es una potestad absoluta de los diputados.

Ambos consideran que dicha estrategia puede fortalecer su labor de oposición “constructiva” con apoyo de expertos externos.

"Estamos innovando”, aseguró Muñoz.

“La prueba fue con el proyecto de ley de cohecho, que se rescató un desastre de proyecto. Activamos un protocolo de solicitud de auxilio a expertos externos que nos ayudaron”, explicaron los jefes.

Muñoz agregó que “el nivel de complejidad de los asuntos que se están conociendo en la Asamblea Legislativa y el nivel de crisis económica en el que estamos, requiere de que la fracción tenga asesores externos”.

El único ejemplo mencionado por los diputados es precisamente el proyecto de cohecho, por el que fueron advertidos de la gravedad de algunos de sus artículos. Los penalistas que colaboraron con la fracción fueron Rigoberto Urbina y Cristian Arguedas.

Esta iniciativa, la cual fue aprobada en el Congreso, es la que castigará penalmente a las personas jurídicas por prácticas corruptas como el soborno.

La diputada Solís aseguró que, bajo esta dinámica, analizarán el resto de los proyectos de la agenda de ingreso a la OCDE que está en el Congreso, porque temen que el Partido Acción Ciudadana (PAC) intente engañarlos.

“Consideramos que a OCDE le tenemos que revisar cada cosa, no una sino dos o tres veces porque tenemos liderando esa entrada a la OCDE con un gobierno PAC, que ya conocemos sus artimañas y la forma de meternos gato por liebre”, indicó Solís.