Sofía Chinchilla C.. 14 enero
Según Cubero, el país debe “romper el piso” del 8% de desempleo y aspirar a reducir dicho indicador hasta llegar a un 5% o un 4%. Foto: José Cordero.
Según Cubero, el país debe “romper el piso” del 8% de desempleo y aspirar a reducir dicho indicador hasta llegar a un 5% o un 4%. Foto: José Cordero.

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, afirmó que el crecimiento económico es insuficiente para reducir significativamente el desempleo en Costa Rica; para ir más allá, dijo, es necesario solucionar problemas estructurales que el país arrastra desde hace años.

Este martes, Cubero fue enfático al afirmar que, con una mejoría sostenida en la economía nacional, se podría reducir el porcentaje de personas sin trabajo del 11,4% registrado en el último trimestre del 2019 hasta un 8%, a lo sumo.

Es decir, que se podría regresar a los niveles de desempleo que tuvo el país la última década, entre un 8% y un 10%.

El jerarca sostiene que la desaceleración económica de los últimos tres años solo agravó un mal que ya tenía una década de estar muy presente.

“Cuando vemos la estadística del desempleo desde mucho atrás, lo que vemos es que el desempleo se ha mantenido alto en los últimos diez años, es decir que, además de ese componente cíclico, tenemos un componente estructural”, dijo Cubero en conferencia de prensa, luego del Consejo de Gobierno de esta semana.

En su criterio, el país debe “romper el piso” del 8% de desempleo y aspirar a reducir dicho indicador hasta llegar a un 5% o un 4%, la cifra más baja a la que es factible llegar, según los expertos.

Para lograrlo, dijo, se necesitan medidas estructurales.

“Importa no solo reactivar la economía, sino tomar medidas que faciliten la contratación de trabajadores y, con ello, reduzcan el desempleo estructural”, afirmó el presidente de la entidad monetaria.

Cubero dijo que ya se están implementando algunas de esas medidas.

“Son medidas importantes que tienen que ver por ejemplo con el teletrabajo, con jornadas laborales flexibles, de flexibilización de las cuotas por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), la educación dual”, enumeró el funcionario.

De acuerdo con Cubero, otro factor que agrava el desempleo estructural en Costa Rica es “el desacople” que ha existido entre los talentos, destrezas y los conocimientos que se brindan a la mano de obra, y las que requieren las empresas.

El presidente instó a acercar la oferta con la demanda de formación, a que las universidades fomenten el estudio de carreras afines a las ciencias y las ingenierías, y a que se fortalezca el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

“El INA va a tener un papel fundamental en el Siglo XXI”, afirmó Cubero, quien también dijo que esa institución deberá encargarse de mantener actualizados los conocimientos del recurso humano costarricense.

La semana pasada, el presidente Carlos Alvarado anunció que, durante el 2020, el gobierno generará reformas para reducir los costos que afrontan los trabajadores y los patronos por el aseguramiento con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Esa es una de las medidas por las que presionan los diputados los diputados Silvia Hernández y Pedro Muñoz, de los partidos Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC), respectivamente.

En condiciones normales, al sumar los aportes para el seguro de salud, la pensión y otras contribuciones, en el país los patronos deben aportar a la CCSS el equivalente a un 26,67% de cada salario y los asalariados, un 10,66% de su sueldo.

En el 2019, la CCSS aprobó un pago escalonado del seguro de salud para las nuevas pequeñas y medianas empresas, con el cual pagarán el equivalente a un 4,25% del salario de cada trabajador como aporte patronal durante el primer año. Posteriormente, el porcentaje subirá un punto porcentual por año hasta alcanzar la cuota normal de 9,25%.

Por otra parte, el gobierno promueve en la Asamblea un proyecto de ley de transformación del INA que le permita adaptarse más rápido a la demanda laboral.

Se espera leve reducción en 2020

Cubero explicó que una mejoría en la economía del país como la que se espera para 2020, si se mantiene, podría ayudar a reducir a volver a llevar el desempleo a alrededor de un 8% y un 10%.

Por el momento, el Banco Central mantiene una proyección de crecimiento para el 2020 de 2,6%, la cual sería más alta que la del 2019, que andará un poco por debajo del 2,2%.

No obstante, el presidente del Banco Central advirtió de que es poco probable que se pueda llegar a ese nivel de desempleo en este año; se requerirá de más tiempo.

Aun así, el jerarca considera que sí se observará una mejoría en los próximos 12 meses.

“Y esperaría ver una reducción del desempleo en el año 2020”, afirmó Cubero.