Josué Bravo. 18 septiembre
Víctor Morales Mora, ministro de la Presidencia, afirma que el gobierno está enfocado en consensuar una agenda con las bancadas legislativas que no incluye el proyecto para gravar a grandes cooperativas. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia
Víctor Morales Mora, ministro de la Presidencia, afirma que el gobierno está enfocado en consensuar una agenda con las bancadas legislativas que no incluye el proyecto para gravar a grandes cooperativas. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia

Víctor Morales Mora, ministro de la Presidencia, dejó claro que por ahora el gobierno no hará esfuerzos para revivir un proyecto de ley para cobrarles un impuesto a las cooperativas con ganancias superiores a los ¢250 millones anuales, porque este carece de ambiente en el Congreso.

El jerarca explicó que más bien el Poder Ejecutivo está enfocado, esta semana, en consensuar con las bancadas una agenda legislativa para los próximos meses con iniciativas que generen reactivación económica, crecimiento y generación de empleo.

“Veo que no, no tiene ambiente en este momento”, respondió esta tarde Morales, al ser consultado si el gobierno se plantea darle un nuevo impulso al expediente 21.017 o Ley de Impuesto sobre los excedentes de las asociaciones cooperativas.

“Esas son las dinámicas y los tiempos legislativos. Es un tema que en la Asamblea ha ido perdiendo respaldo. Entonces, hay que concentrar las fuerzas y las energías en temas que sean viables, en temas que puedan ayudarnos a salir adelante”, justificó Morales.

El texto se tramitaba de forma expedita como parte del acuerdo de cinco fracciones, firmado en octubre del 2018, para impulsar leyes de complemento a la reforma fiscal.

En marzo anterior, luego de tres meses de discusión, recibió un dictamen negativo de mayoría en la Comisión de Asuntos Económicos que recomienda archivarlo.

En ese momento, Roberto Thompson, Ana Karine Niño y Daniel Ulate, legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN); Luis Ramón Carranza, del Partido Acción Ciudadana (PAC); Melvin Núñez, del Partido Restauración Nacional (PRN; y Marulin Azofeifa, del bloque Nueva República; votaron a favor de archivarlo por considerar que es “inconstitucional”.

Sin embargo, la iniciativa propuesta aún tiene vida. Pablo Heriberto Abarca y Pedro Muñoz, diputados del Partido Unidad Social Cristiana que en ese momento integraban la Comisión; así como Paola Vega, del PAC; votaron un dictamen de minoría a favor del proyecto que podría enviarlo a plenario para su discusión.

Empero, desde esa ocasión, la actividad alrededor del expediente ha sido prácticamente nula.

Sin entrar en detalles, esta tarde Morales aseguró que “el número de votos y de diputados que apoyan esa iniciativa pareciera que lo hacen inviable”.

“Nosotros estamos interesados en los temas de crecimiento y empleo. Estamos en el el ánimo de hacer ahí nuestra apuesta y eso significa, conocer y medir los ánimos y las disposiciones legislativas. Ahí es donde estamos trabajando juntos”, puntualizó el titular de la presidencia.

La iniciativa propuesta por la congresista socialcristiana María Inés Solís, establecería un tributo del 10% sobre las ganancias de entre entre los ¢250 millones y los ¢750 millones de las cooperativas, y un 20% a partir de los ¢750 millones.

Quedaban exentas de gravamen aquellas con ganancias inferiores a los ¢250 millones. La reforma fiscal, aprobada a finales del año anterior, aumenta el impuesto sobre los dividendos de los asociados del 5% al 7% y luego lo asciende gradualmente al 10%.