Sofía Chinchilla C.. 17 febrero
Ottón Solís en la comisión que investiga el financiamiento del PAC; al fondo, el diputado Jonathan Prendas, de Nueva República. Alonso Tenorio
Ottón Solís en la comisión que investiga el financiamiento del PAC; al fondo, el diputado Jonathan Prendas, de Nueva República. Alonso Tenorio

El exdiputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, aseguró bajo juramento, este lunes en la Asamblea Legislativa, que no participó en la fabricación del mecanismo con el que el PAC estafó al Estado tras las elecciones del 2010.

El exdiputado dijo que él defendió la idea de que los colaboradores del partido cobraran por sus servicios y, después, le donaran el dinero al PAC, pero alegó que nunca se enteró de que personas hubieran fabricado contratos para inflar el financiamiento del partido de forma ilegal.

El actual representante de Costa Rica ante el BCIE compareció ante la comisión legislativa que investiga las finanzas del PAC durante las campañas electorales del 2002, del 2006 y el 2010.

Ahí, Solís se refirió a un artículo que escribió en octubre del 2012 en La Nación, el cual fue reportado por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a la Fiscalía, en el que defendió la idea de que los colaboradores del PAC facturaran el trabajo que hacían a favor del partido.

(Video) Otton Solís explica lo que quiso decir años atrás en discurso cuestionado por diputados

“No sé de quién fue la idea del mecanismo que ahora se cuestiona, pero en algún momento yo la conocí en una reunión con otras personas de la dirección del PAC. Lejos de desestimularlo, es evidente que asentí (...) en este asunto creo tener la responsabilidad total, o en todo caso, una muy superior a cualquier autoridad del PAC”, dijo Solís, según le reseñó el TSE a la Fiscalía.

En el artículo de opinión, el excandidato también dijo: “Se explicó que ello le permitiría al PAC cobrar esas facturas con cargo a la deuda política y, de ese modo, allegar fondos al partido. De lo que se trataba era de que esos partidarios, además de su trabajo político, le donaran dinero al PAC y no a las finanzas del país”.

El TSE trasladó dicha declaración al Ministerio Público el mismo año, dentro de los insumos para la investigación penal que culminó en una condena por estafa contra el PAC y dos de sus funcionarios: el extesorero Maynor Sterling y el colaborador Manuel Antonio Bolaños.

El Tribunal Penal de San José concluyó que estas personas le cobraron al TSE contratos de servicios especiales con personas que, en realidad, ofrecieron su trabajo de forma gratuita, que brindaron un servicio distinto o que, del todo, no participaron.

Al respecto, Solís dijo que, cuando escribió el artículo de opinión, pensaba que lo que se estaba acusando en sede judicial era que personas que habían trabajado para el partido cobraran por sus servicios y, luego, donaran dicho dinero al partido.

Según Solís, en su opinión, esa alternativa permitía solucionar el cansancio que tenían los militantes por trabajar gratuitamente y, además, ampliaba el presupuesto de la agrupación.

"Eso creía y creo que no tiene ninguna transgresión ética y legal", afirmó Solís.

Según el exdiputado, él ignoraba que otras personas habían llegado al extremo de falsificar contratos.

“Mi entender era que lo que se estaba objetando por parte del TSE y los tribunales de justicia es que había gente que había facturado y cobrado, y le estaba donando el dinero al partido”.

"No sé cuál es el problema de que la gente facture, trabaje o preste servicios legítimos o vehículos, o locales y legítimamente se cobren y, luego, le done una parte u otra al partido, es lo que creí que era el escándalo.

"Yo creí que eso era todo lo que se estaba debatiendo en los tribunales.

“La estafa es otra cosa, la estafa que dice la sentencia; se falsificaron contratos y recibos de dinero, eso es lo que se condenó en la estafa. No se condenó que el partido le pague a las personas y que la gente le done al partido lo que ganó”, afirmó Solís.

Lo que dijo literalmente el tribunal

Al respecto, en la sentencia penal, los jueces que condenaron al PAC concluyeron: “Lleva razón el testigo Otton Solís Fallas cuando indica que no hay nada de malo en que las personas donen al partido el fruto de su trabajo, pero ese no es el caso que nos ocupa porque de parte de los simpatizantes del PAC nunca hubo la intención de cobrar porque su trabajo era gratuito y de parte del partido nunca existió la intención contratarlos y pagar por sus servicios, lo ideado fue un estratagema de cobro ilegal al erario público dándole ‘apariencia’ de legalidad”.

En el debate, el Tribunal dio por demostrado que el PAC “simuló” 179 contratos de servicios especiales de colaboradores que trabajaron voluntariamente, cifra que luego subió a 263 en apelación.

Al dictar sentencia, los jueces determinaron que los partidarios entendieron que firmaron para que el PAC pudieran cobrar los gastos que ellos habían efectuado en el trabajo voluntario, porque el partido tenía una mala situación financiera.

Incluso, en barrio Luján, Desamparados y Zarcero, los contratos se firmaron después de las elecciones.

Durante la audiencia legislativa, Solís insistió en que el PAC como organización no fue el culpable de estafar al Estado, sino que dicha culpa la concentran Minor Sterling y Manuel Antonio Bolaños.

El directivo del BCIE sostuvo, además, que durante los años que lideró al PAC. siempre procuró la austeridad en el uso de recursos públicos, por lo cual descartó haber participado en la ejecución de alguna estrategia de afectación al erario público.

Accede a reto

A la 1:15 p. m., cuando la comparecencia de Solís llevaba ya cuatro horas, la diputada del PLN, Franggi Nicolás, retó al exdiputado a acceder a que se investigue su participación en el financiamiento del PAC en las campañas electorales del 2006 y el 2010.

Cualquier hecho ocurrido en esos periodos ya estaría prescrito, o próximo a estarlo.

Nicolás redactó una carta a nombre de Solís, en la que solicita el levantamiento de la prescripción, y le exigió al exdiputado a firmarla.

Él le pidió hacer un nuevo documento en el que se declare su voluntad de ser investigado por todo hecho desde 1986, cuando se inició su carrera política.

“Redáctela y yo se la firmo”, le dijo Solís.