Juan Fernando Lara Salas. 2 junio
El 8 de octubre anterior, Carlos Manuel Rodríguez participó en la conferencia sobre clima PreCOP25 en el Centro Nacional de Convenciones en Belén. Foto: John Durán
El 8 de octubre anterior, Carlos Manuel Rodríguez participó en la conferencia sobre clima PreCOP25 en el Centro Nacional de Convenciones en Belén. Foto: John Durán

Carlos Manuel Rodríguez dejará su cargo como ministro de Ambiente y Energía para asumir en agosto la dirección ejecutiva y presidencia del Fondo Mundial Ambiental (GEF por sus siglas en inglés).

Rodríguez fue elegido la mañana de este martes. Así lo confirmó el propio organismo, con sede en Washington, Estados Unidos, durante una conferencia virtual.

Durante el enlace, la GEF dio a conocer la renovación de cargos directivos y sus planes para el uso de $700 millones en nuevos proyectos y programas.

Será la primera vez que dicho organismo será dirigido por un ciudadano procedente de un país en vías de desarrollo y supone un reconocimiento a la autoridad de Costa Rica en el manejo de temáticas ambientales a escala global.

Rodríguez, de 60 años, sustituirá a la japonesa Naoko Ishii quien ocupa el cargo desde el 2012 y cierra dos periodos al frente del organismo internacional.

La propia Ishii felicitó a su sucesor y le dio la bienvenida al anunciarse su designación.

Se espera que el programa de trabajo propuesto por GEF movilice $3.000 millones en cofinanciamiento de otras fuentes y beneficie directamente a 12 millones de personas en las áreas donde se desarrollen las iniciativas.

Asegurar esa meta será, en pocas semanas, la prioridad de Rodríguez durante los próximos cuatro años.

El actual jerarca del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) resultó electo entre 106 aspirantes al cargo.

Mathew Haarsager, presidente del Comité de Selección y Revisión y miembro representante de EE.UU. del Consejo del GEF, destacó en su presentación la rigurosidad, transparencia y análisis en el proceso de elección iniciado hace unos meses.

Este miércoles, Rodríguez participará en la sesión de cierre de la conferencia donde será formalmente presentado al cuerpo directivo de GEF.

El anuncio de su partida del gobierno llega cinco días después de que se conocieran las renuncias de los jerarcas de Comunicación, Nancy Marín; de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, Luis Adrián Salazar; y de Hacienda, Rodrigo Chaves.

Con esos cambios, el gabinete de Carlos Alvarado sumaba 16 salidas durante sus primeros dos años de gestión y superaba a los cuatro gobiernos anteriores en cuanto a salidas acumuladas a la mitad del mandato.

A ella se agrega la renuncia el sábado del viceministro de Hacienda, Jorge Rodríguez.

Elegido por experiencia

“Recibir el nombramiento del Fondo Mundial Ambiental es algo que me enorgullece y me compromete, aún más, en mi tarea por un mundo más equitativo y sostenible pero sobre todo este nombramiento es un reconocimiento tácito a Costa Rica que a lo largo de décadas ha demostrado que podemos prosperar social y económicamente en un modelo de uso y conservación racional de la naturaleza”, declaró Rodríguez en un mensaje divulgado por Casa Presidencial.

El propio presidente Carlos Alvarado compartió ese criterio.

“Lo que vemos aquí es uno de los mayores reconocimientos al legado país en materia ambiental que hemos construido durante décadas. Nuestro liderazgo, políticas y compromisos ambientales siguen dando frutos y ponen el nombre de Costa Rica en alto. Como Presidente y costarricense me siento muy orgulloso de Carlos Manuel y sé que liderará el Fondo Mundial Ambiental bajo la visión costarricense; ejemplo para el mundo entero” expresó Alvarado.

En un comunicado de prensa este martes, la jerarca actual del GEF, Naoko Ishii, describió el brote de covid-19 como una crisis ambiental desde su origen por lo cual aseguró que la experiencia nacional e internacional de Rodríguez ayudaría al GEF y sus socios a convertir las palabras en acciones en relación con la necesaria transformación económica y ecológica que introdujo esta pandemia.

“La misión del Fondo para el medio ambiente mundial nunca ha sido tan fundamental, y la institución está en excelentes manos con Carlos.

"Me alienta ver al GEF en una posición tan fuerte para acumular los esfuerzos mundiales para aliviar de manera decisiva y significativa las peligrosas presiones sobre la naturaleza de los sistemas humanos. Sé que Carlos ayudará a lograr un impacto de mayor escala para el bien del planeta y de las personas en todas partes,” aseguró Ishii.

Haarsager, por su parte, señaló: “Estamos muy contentos con la amplitud y la profundidad de los candidatos que aplicaron para este puesto. Obviamente hay mucha emoción en GEF por esto. El Consejo se unió para elegir al nuevo director ejecutivo, destacando su importante experiencia en este campo. Le damos la bienvenida al Sr. Rodríguez y le deseamos éxito mientras asume este nuevo papel”.

Brazo financiero para ambiente

El GEF se estableció en la víspera de la Cumbre de la Tierra de Río en 1992 como un mecanismo para canalizar financiamiento internacional en proyectos tendientes a mitigar los efectos del cambio climático, la destrucción de biodiversidad, el agujero en la capa de ozono y la contaminación de aguas internacionales.

A la fecha, ha otorgado más de $20.500 millones en donaciones y ha movilizado $112.000 millones adicionales en cofinanciamiento para más de 4,800 proyectos en 170 países.

A través de su Programa de Pequeñas Donaciones, el GEF ha brindado apoyo a más de 24.000 iniciativas de la sociedad civil y comunidades en 133 países.

Actualmente, hay 39 países donantes que apoyan proyectos específicos dirigidos a naciones en desarrollo y con economías en transición.

Según informó este martes la entidad, Rodríguez liderará un programa de trabajo lleno de proyectos y programas en temas como comercio de vida silvestre, biodiversidad, océanos, uso de la tierra, manejo de productos químicos y energías limpias.

La organización, además, introdujo un nuevo programa llamado GOLD + para acelerar la formalización del sector artesanal de la minería de oro a pequeña escala como un medio para eliminar el mercurio de su operación.